Wide Blog Theme

18.04.07

ECUADOR. "La nueva Constitución deberá incorporar los derechos que hoy proponemos para los pueblos en aislamiento voluntario"

El presidente de la República, Rafael Correa, anunció hoy que "La nueva Constitución deberá incorporar los derechos que hoy proponemos para los pueblos en aislamiento voluntario". La declaración se produjo con motivo de la presentación de la Política Nacional de los Pueblos en Situación de Aislamiento Voluntario.

Discurso del Presidente

El poder omnímodo y prepotente, representado por regidores coloniales, gobiernos dependientes o institutos extranjeros, condicionó, como en las reservaciones del norte, la existencia de pueblos originarios que poblaron el territorio de lo que se llama Ecuador, muchos siglos antes de que ese nombre se instalara en la historia republicana.

Creemos que incluso la definición de “pueblos no contactados” responde a la misma dominación, que manifiesta, como dádiva del poder, una autoridad capaz de establecer tolerancias, permisividades y aquiescencias.

El tristemente célebre Instituto Lingüístico de Verano estableció un Protectorado en la zona de Tihueno, a lo que se sumó la primera avanzada de colonos y trabajadores de la industria petrolera, lo que devino violencia, enfrentamientos e incubación, desde fuera, de guerras intestinas entre los pueblos Huaorani.

El nomadismo voluntario u obligado, las luchas entre pueblos, la colonización interna, la presencia interventora del Instituto Lingüístico de Verano, condujo a la dispersión y a convertir en sombras errantes a los dueños de la tierra.

Desde la sensibilidad, desde la política como práctica de tributo social, desde la condición humana, debemos preguntarnos: ¿estas eran las acciones que un Estado de bienestar debía procurar para sus habitantes?

No solamente se parceló la tierra, sino, y lo que es más grave, se parceló a las culturas, cubriéndolas con mantos occidentales que jamás respondieron a sus prácticas y devociones milenarias.

Recordamos, por ejemplo, que a través de la información que el Instituto Lingüístico de Verano proporcionaba a su eje central, revistas como LIFE, entonces de circulación mundial y estratégica ideologización, redujeron la información al “salvajismo de los aucas”. El fotoperiodista Cornell Capa logró premios internacionales a través de esa lectura fotográfica que intentaba deslegitimar culturas ancestrales.

Publicaciones ecuatorianas se hicieron eco de esas informaciones y condujeron a una cruzada evangelizadora que tenía, como premisa esencial, la supuesta vocación humana de “civilizar a los nativos”. Se justificaba dicha intervención, decían, en virtud de la naturaleza trashumante, extraña y distinta de los pueblos orientales que representaba una provocación para la deseada homogeneización occidental.

La conflagración ideológica y religiosa, llevada hacia territorio étnico, invocó clasificaciones peyorativas, como las denominaciones de aborigen y jíbaro, que por desconocimiento o intencionalidad, se convirtieron en ultrajes.

La antigua tradición de conquista de riquezas ignotas, llevada a cabo por la Colonización Española, encontró nuevos ejes para reproducir, bajo ópticas diferentes, las leyendas de El Dorado y el País de la Canela. El Oriente pasó a ser un mito oficial, hasta que el descubrimiento petrolero rebasó toda conjetura y llevó a colonos a rebautizar un territorio que tenía dueños, una tierra que tenía propietarias, y una Madre Naturaleza que hasta entonces fue abrigo y cómplice, refugio y escondite, gracias al bosque de aguaceros que impedía a intrusos acercarse a sus dominios de misterio y selva.

Un acontecimiento de violencia ha dado origen a un nuevo mito. La escabrosa muerte de cinco misioneros, en la década del sesenta, ha llegado recientemente al cine norteamericano. El filme, End of the Spear, de reciente estreno en 1200 salas de cine de los Estados Unidos, sostiene que, gracias al perdón de viudas e hijos, la redención llegó a las tribus misteriosas, y que, gracias a su consagración personal, las guerras interétnicas terminaron.

Reconocemos el sacrificio y la voluntad de los misioneros y, en especial, de sus descendientes, pero, desgraciadamente la realidad es otra. En mayo del 2003 un enfrentamiento causó la muerte de 12 personas, y la relación e impacto social que ha causado la secuela de violencia en los pueblos Tagaeri y Taromenani, que continúa hasta la actualidad, es motivo de investigaciones y múltiples conjeturas.

La resistencia de los Tagaeri a las incursiones petroleras; el enfrentamiento con colonos; la devastación forestal, entre muchas otras razones, demandan respuestas coherentes de un gobierno que, desde el primer día de su posesión, ha puesto especial atención en los conflictos y en la naturaleza de los mismos, para no juzgarlos con la misma mirada poderosa y dominante que se los observó en el pasado.

Con ese objetivo, este encuentro reúne a la Presidencia de la República, ministerios, subsecretarías y otros organismos del Estado, como la Procuraduría, el CODENPE y la Defensoría del Pueblo, que deben tejer una red articulada de respuestas y resolución de conflictos.

Esta preocupación colectiva se demostró en un ámbito especial durante la realización del gabinete itinerante realizado en Macará, provincia de Loja, en el que los Ministerios de Ambiente, Defensa, Gobierno, Turismo, Cultura, Relaciones Exteriores y Energía presentaron este tema tantas veces preterido. La situación de los pueblos en aislamiento voluntario mereció entonces la reflexión sobre una política de Estado que consagre el respeto de los derechos individuales y colectivos de estos pueblos, especialmente su derecho a existir conforme a su propio patrón cultural.

Las autoridades se pronunciaron en favor de garantizar la plena vigencia del principio de intangibilidad, así como el cumplimiento de la medida cautelar interpuesta por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la cual busca impedir el ingreso de extraños en territorios de pueblos ocultos.

Por otra parte, la propuesta interministerial, que refleja un trabajo coordinado de varias carteras de Estado, busca avanzar en el establecimiento de medidas urgentes para impedir y sancionar la tala ilegal e indiscriminada de madera en el Parque Nacional Yasuní y en la Zona Intangible, tarea que vinculará a diversos organismos del Estado como la Fiscalía, la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas.

La propuesta que hoy presentamos tiende a establecer una Política de Estado que consagre el respeto de los derechos individuales y colectivos de los pueblos en aislamiento voluntario, porque es nuestro deber y responsabilidad proteger la vida de los pueblos que se encuentran en situación de indefensión en la Amazonía Ecuatoriana.

Este compromiso político implica, entre otras acciones incuestionables, la promulgación de la política específica referida a los pueblos originarios, que comprenda el principio de igualdad que se sustenta en el reconocimiento del derecho de todo pueblo a la diferencia.

Para el desarrollo y aplicación de estos marcos legales y para satisfacer las demandas sociales en estos ámbitos, el Ecuador tiene como reto formular un conjunto de políticas y normas concertadas que garanticen la integridad física y cultural de los Tagaeri, Taromenani y otros que se encuentren en situación de aislamiento voluntario.

El Ecuador es un país multiétnico y pluricultural enriquecido con 13 nacionalidades, 14 pueblos indígenas, pueblos afro-descendientes, una gran variedad de formas de mestizaje y de constitución sociocultural y diferentes modos de organización, costumbres y expresiones culturales, que reflejan un conjunto social tan complejo y diverso como su entorno natural. En este contexto, viven los pueblos Taromenani y Tagaeri, testimonio vivo de nuestra nacionalidad y patrimonio sociocultural tangible e intangible de la Humanidad.

Los principios y líneas estratégicas de la Política

A partir de un profundo análisis histórico de la problemática y para cumplir con una obligación ética y política, es que hemos propuesto al pueblo ecuatoriano una Nueva Constitución, la misma que, a nuestro juicio, deberá incorporar los derechos que hoy proponemos para los pueblos en aislamiento voluntario, como los referidos en la presentación audiovisual.

La presentación de la Política es el primer paso para iniciar un amplio proceso de participación democrática de todos los actores y sectores del Ecuador, encaminado a enriquecer su espíritu y contenido y lograr su cabal implementación. Es una invitación a rubricar un sólido y unitario compromiso nacional para conocer la esencia de los pueblos Tagaeri y Taromenani, para respetar su decisión de permanecer aislados, para impedir prácticas depredadoras y colonialistas, para garantizar el respeto a la mega diversidad e integridad de los pueblos que habitan en la zona declarada intangible de la Amazonía Ecuatoriana.

Es necesario delimitar la zona de 758.051 hectáreas de Zona Intangible en la región del Yasuní como una medida de protección mínima y elemental de los pueblos ocultos. El gobierno de la Revolución Ciudadana, en la construcción del Socialismo del Siglo XXI, va a exterminar las prácticas voraces, la codicia como forma de vida, la depredación como servicio a empresas madereras que desangran árboles milenarios. No habrá políticas tarzanescas de ocupación. No habrá colonia interna que invada y coarte el libre tránsito de los pueblos trashumantes que ejercen su nomadismo por las riberas del Yasuní, del Cononaco o el Nashiño.

Invocamos a los pueblos antiguos, ágrafos y sabios, capaces de conocer la alfaguara de los ríos subterráneos, de desflorar los secretos de la tierra, y esos son, desconocidos y hermanos, los Taromenani y Tagaeri.

Invocamos las entrañas de la floresta y los trinos de aves desconocidas, y ese clamor lo saben, de memoria, con su memoria de siglos, los Taromenani y Tagaeri.

Invocamos al ser humano, el que desea mantener la selva viva para que mantenga su poder y su destino de servir a la vida de la Humanidad entera.

El poeta brasileño Thiago de Mello decía: La selva ama ser usada, ama darse. Sufre cuando es abusada y maltratada. Como todo ser vivo, la selva pide amor.

La propuesta de política que presentamos hoy, como todo acto, tiene carácter político, pero es mucho más. Es una especie de tributo al aire, de homenaje a la selva y a la humedad.

Es un evento de recordación de los pueblos que, ocultos, recónditos y misteriosos, no han hecho a lo largo de milenios otra cosa que vivir con la naturaleza en un confidencial acto de amor.

Esta Propuesta, es, por lo tanto, la manifestación de la justicia hecha vendaval, de la equidad y la solidaridad, pero, por sobre todo, es un acto de amor a la Patria y a la Humanidad.

¡Hasta la victoria siempre!

Rafael Correa Delgado

Presidente Constitucional de la República del Ecuador


Miércoles, 18 de abril de 2007

FUENTE
http://www.presidencia.gov.ec/noticias.asp?noid=9168

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net