Wide Blog Theme

21.12.08

COSTA RICA. ICE construirá hidroeléctrica más grande del Istmo

Etiquetas:

Proyecto El Diquís permitirá abastecer de luz a un millón de familias

Construcción empieza a finales del próximo año en la zona sur del país
Obra es vital para garantizar energía a partir del 2016, asegura el ICE
Esteban Oviedo | eoviedo@nacion.com
A finales del próximo año, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) iniciará la construcción de la planta hidroeléctrica más grande de Centroamérica.

El proyecto se llama El Diquís y se ubica entre Buenos Aires, Osa, y Pérez Zeledón.

El Diquís sustituye el gran proyecto Boruca
Instituto ofrece a 1.100 personas reubicar sus pueblos

La potencia de la planta (631 megavatios) equivaldrá a la tercera parte del parque eléctrico del país (2.000 megavatios) y alcanzará para abastecer a un millón de familias. La obra garantizará la energía a partir del 2016.

Hoy, la hidroeléctrica más grande del Istmo es El Cajón (300 megavatios), ubicada en Honduras. Aquí, es Angostura (Turrialba), con 177 MW.

El Diquís creará un embalse de 55 kilómetros cuadrados con el río General y reubicará a 1.100 personas.

El lago guardará agua de un año seco a uno húmedo.

Aunque esa laguna es menor que la de Arenal, su potencia será 2,6 veces mayor gracias a que el agua entrará a las turbinas, instaladas bajo tierra, luego de una caída de 290 metros.

La obra cuesta $1.850 millones, más que cualquier obra pública en la historia del país (la ampliación del canal de Panamá, por ejemplo, cuesta $5.250 millones).

Pese a su alto costo, el precio de la energía producida en El Diquís será uno de los más bajos: $0,07.

Ya el ICE tiene 338 empleados en el sitio e invertirá ¢29.000 millones en el 2009 en preparativos y el estudio de impacto ambiental.

**********************************************************
El Diquís sustituye el gran proyecto Boruca
Esteban Oviedo | eoviedo@nacion.com
El ICE escogió la planta El Diquís para sustituir al ambicioso proyecto hidroeléctrico Boruca porque tiene impactos sociales y ambientales mucho menores.

Ambas obras se desarrollarían con ríos de la zona sur (aún inexplotada por el sector eléctrico) y constituían importantes soluciones para abastecer la demanda de energía del país.

La idea de Boruca nació en los 60 para abastecer una posible industria de aluminio en la zona y, luego, se le consideró vital para la expansión eléctrica nacional.

Sin embargo, ese proyecto obligaba a movilizar 2.500 personas, mientras que El Diquís, a 1.100.

El embalse de Boruca habría cubierto 12.500 hectáreas, de las cuales una tercera parte eran territorios indígenas. El Diquís, en cambio, inunda 6.800 hectáreas, de las cuales solo el 12% son indígenas.

La laguna del primer proyecto incluso habría inundado importantes comunidades indígenas como Rey Curré.

Boruca también obligaba a reconstruir 38 kilómetros de la carretera Interamericana sur y, el Diquís, solo 3,6 km.

Otra desventaja de la obra nacida en la década de los 60 es que retenía casi la totalidad del río Grande de Térraba y afectaba en forma directa los humedales Térraba-Sierpe.

Eso no quiere decir que El Diquís no afecte ese humedal, pero los técnicos del ICE prevén que el efecto será menor.

Pese a todas estas diferencias, la potencia de ambos proyectos no es muy diferente. Boruca era de 832 megavatios y El Diquís, de 631 megavatios.

Greivin Mayorga, director de Proyectos del ICE, dijo que Boruca no queda descartado, pues se podría desarrollar en el futuro. El Diquís fue escogido en el 2006 luego de un estudio técnico.

*******************************

Instituto ofrece a 1.100 personas reubicar sus pueblos

Esteban Oviedo | eoviedo@nacion.com
El ICE identifica lugares para reubicar a 1.100 personas cuyos pueblos serán inundados por el proyecto El Diquís, en la zona sur.

La entidad encontró 17 sitios con características similares a las zonas por anegar, pero desea que los mismos afectados los escojan.

Entre los pueblos que serán inundados están El Ceibo, Parcelas, La Tinta, Ocochovi, Caracol, San Miguel, Remolino y La Gloria. En ellos, viven 268 familias, de las cuales 36 son indígenas.

Evelio Fallas, vecino de El Ceibo dedicado a vender productos que siembra en sus tierras, espera que el proyecto promueva el turismo.

Él espera ser reubicado en la Fila Brunqueña, en donde podría dedicarse a ese nuevo negocio. “Ojalá que no haya desventajas porque queremos que sea lo mejor para toda la ciudadanía, especialmente para los niños”, agregó.

Al igual que Fallas, varias personas consultadas dijeron estar informadas del proyecto, no expresaron una oposición radical y esperan beneficios.

El ICE también tiene un equipo de profesionales en busca de yacimientos arqueológicos en un radio de 90 kilómetros cuadrados.

La entidad, además, evalúa cómo minimizar los efectos de la reducción del caudal del río General a partir del punto en el que se colocará la presa que creará el embalse.

Ese cauce alimenta al Grande de Térraba, el cual a su vez nutre los humedales de Sierpe. El General tiene un caudal promedio de 177 metros cúbicos por segundo, pero solo le quedarán de 16 a 20 m³.

Elías Alfaro, funcionario del ICE, prevé que el efecto no será tan fuerte porque, 20 kilómetros después de la presa, el Térraba es alimentado por el río Coto Brus.

Grevin Mayorga, director de Proyectos del ICE, sostuvo que la intención es tener un acercamiento transparente con los afectados: “Cualquiera puede sesgar la opinión si la gente no está informada”. El funcionario adujo que estas comunidades se han sentido abandonadas por el Estado y ahora la entidad busca encontrar soluciones a sus problemas y desarrollar nuevas actividades.

FUENTE
http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=771884

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net