Wide Blog Theme

08.06.09

ECUADOR. Primer Taller Regional Amazonia sobre los Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario y Contacto Inicial

Se busca proteger a pueblos aislados. El encuentro internacional reunió a representantes de Bolivia, Venezuela, Brasil, Colombia, Perú, Guyana, Surinam y Ecuador.

En el taller, realizado entre el miércoles y el viernes de la semana pasada, se determinó que los principales peligros que a nivel latinoamericano afectan a los pueblos en aislamiento voluntario son, principalmente, los proyectos viales o hidroeléctricos, la deforestación, las guerrillas y el narcotráfico, la explotación de recursos naturales y el tráfico de especies.
FOTO: CARLOS POZO / El Telégrafo

Ecuador fue sede de un encuentro internacional para formular políticas a favor de comunidades indígenas.

Antecedentes

La Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial, que protege a los pueblos en aislamiento, señala que los Estados deben tomar medidas inmediatas y eficaces, especialmente en las esferas de la enseñanza, la educación, la cultura y la información, para combatir los prejuicios que conduzcan a la discriminación racial y para promover la comprensión y la tolerancia entre los diversos grupos raciales o étnicos.

El artículo 59 de la Constitución dice que el Estado ecuatoriano adoptará medidas para garantizar la vida, respetar la autodeterminación y voluntad de los pueblos en aislamiento.

PUEBLOS EN AISLAMIENTO

En Ecuador se conoce la existencia de dos pueblos indígenas no contactados que son los Tagaeri y los Taromenane, que se han visto amenazados por acciones violentas por parte de otros grupos indígenas ya contactados aparentemente por presión de los madereros.

Para evitar estas situaciones en el país se realizó el Primer Taller Regional Amazonia sobre los Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario y Contacto Inicial, en el que tomaron parte los ocho países que forman parte de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA): Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam, y Venezuela.

En el taller, realizado entre el miércoles y el viernes de la semana pasada, se determinó que los principales peligros que a nivel latinoamericano afectan a los pueblos en aislamiento voluntario son, principalmente, los proyectos viales o hidroeléctricos, la deforestación, las guerrillas y el narcotráfico, la explotación de recursos naturales y el tráfico de especies.

Por ello para Eduardo Pichilingue, coordinador del Plan de Medidas Cautelares para la Protección de los Pueblos Indígenas Aislados, del Ministerio del Ambiente ecuatoriano, se requiere elaborar una política regional. “Sin ella la protección de los pueblos aislados resulta infructuosa, ya que ellos no reconocen fronteras y pasan de un país a otro y si en un territorio se les protege y en el otro no, pues simplemente no logramos tener impacto”.

Para evitar que esa problemática se amplíe propuso que se declare el respeto a dos derechos fundamentales que son: la autodeterminación de los pueblos y la intangibilidad territorial.

En el segundo punto recalcó que sus espacios deben resultar intangibles para todas las actividades, pues todo eso está amparado en el principio de autodeterminación de los pueblos de mantenerse aislados voluntariamente y autoexcluirse del resto de la sociedad.

Para iniciar el trabajo en este ámbito, la OTCA se comprometió a elaborar una agenda común de trabajo entre los ocho países que forman parte de la organización.

Sin embargo, Miguel Guatemal, vicepresidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) opinó que las acciones que se realizan para la protección de pueblos no contactados no han alcanzado la fuerza suficiente debido a que son cosas aisladas que no se basan en un diagnóstico profundo.

El vicepresidente de la Conaie sostuvo que lo primero que se debe hacer para disminuir la posibilidad de extinción de los pueblos ecuatorianos en aislamiento voluntario, sería el respetar la intangibilidad territorial y expulsar a madereros y petroleros de aquellos sitios que puedan afectar de alguna manera a estos pueblos.
Además, señaló que los pueblos indígenas ecuatorianos tanto contactados como no, sufren una serie de inequidades en todo ámbito. Por eso si bien consideró importante proteger a los pueblos aislados voluntariamente, también aseguró que el resto de nacionalidades indígenas debería recibir atención concreta y especial para solventar sus problemas.

Al respecto, Pichilingue reconoció que la situación de los indígenas en Ecuador es complicada, pero insistió en que el tema de los pueblos indígenas aislados es excepcional y que los estados lo deben tomar con ese mismo criterio de excepcionalidad para que la intervención del Estado sea más fuerte que con el resto de pueblos indígenas.

“Esto no quiere decir que no se tome en cuenta la política con respecto al resto de pueblos. Pero como las comunidades en aislamiento son casos de una fragilidad mucho mayor, se necesita tener este marco exclusivo en el cual las políticas aplicadas y la inversión del Estado debe ser muy diferente, en otra dimensión con respecto a lo que normalmente se esperan”.

En ese marco Ecuador planteó una política nacional teniendo como líneas estratégicas de acción: consolidar el principio de la intangibilidad; asegurar la existencia e integridad física, cultural y territorial de los pueblos indígenas aislados; equilibrar la presencia de actores externos en sus zonas de influencia; detener las amenazas externas en territorio de los pueblos indígenas aislados; consolidar la comunicación, la participación y la cooperación sobre el tema; y fortalecer la coordinación interinstitucional.

Nelson Nengilmo, líder de la comunidad Huaorani aseguró que si bien las políticas para estos pueblos son necesarias, también es primordial que los talleres en los cuales se las discutan tengan mayor cobertura y trabajen con todos los integrantes de los pueblos indígenas. “Nosotros y las demás comunidades debemos participar con voz para que seamos parte fundamental de la gestión de defensa de estos pueblos”, afirmó.

Mario Játiva, asambleísta, destacó que la defensa a los pueblos aislados sea una preocupación real del Estado y que todas las acciones al respecto deberían estar encaminadas según lo establecido en la Constitución, que en su artículo 59, apartado 21, destaca que los territorios de pueblos en aislamiento son irreductibles e intangibles.

Por eso añadió que el ingreso de mestizos a territorios donde se asientan estos grupos, puede ocasionar el exterminio de estos pueblos, ya sea por explotación de recursos, enfrentamientos e incluso por el contagio con enfermedades propias de los mestizos.

Redacción Diversidad
diversidad@telegrafo.com.ec
FUENTE
http://www.eltelegrafo.com.ec/diversidad/noticia/archive/diversidad/2009/06/08/Se-busca-proteger-a-pueblos-aislados.aspx

*********************************

Entrevista a Jan Fernando Taw Joeram, coordinador de Asuntos Indígenas de la OTCA




 

¿Por qué la necesidad de un encuentro regional para discutir el tema de los pueblos indígenas en aislamiento voluntario?

Este tema surge de una reunión de las altas autoridades de los países miembros de la OTCA que decidieron que este tema era de suma importancia como parte de la agenda indígena regional. Se vio que era necesario hacer acciones para llegar a una política regional porque los pueblos no contactados son de los grupos humanos más vulnerables y los Estados debemos comprometernos para crear políticas que trasciendan las fronteras para que el respeto a sus derechos se garantice en todo el territorio latinoamericano.

¿Cuáles son las políticas que se van a elaborar en este tema?

Los países van a elaborar una agenda de acciones a corto, mediano y largo plazo. Estas acciones estarán encaminadas primero al cumplimiento de dos derechos específicos que es el derecho a la autodeterminación e intangibilidad (respeto a la decisión de mantenerse en aislamiento y garantía de preservar sus formas de vida y organización política y social). Y el derecho a la cultura (garantizar la conservación de sus tradiciones y prácticas culturales).

¿Después de elaborar las políticas, cómo se va a trabajar?

Se intentará introducir el tema en diferentes instancias del Estado, ya que es este el que tiene la responsabilidad de proteger y garantizar los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento. Cada país hará un trabajo al interior de sus instituciones para que se junten esfuerzos y sean regulados por un solo ente. Todo esto en coordinación con las organizaciones de los pueblos indígenas que se encuentran cercanos a los pueblos no contactados.

¿Cómo garantizar el cumplimiento de derechos a pueblos aislados, si es que la situación de la población indígena (contactada) presenta inequidades?

Esos temas se deben tratar por separado. Los pueblos y nacionalidades que tienen contacto poseen canales de exigibilidad de derechos y pueden luchar ellos mismos por conseguir cosas. En cambio los pueblos no contactados viven en lugares a donde el Estado no tiene entrada, son muy pocos y su principal amenaza es la de desaparecer. Sin opacar los problemas del resto del pueblo indígena, considero que las políticas para los pueblos aislados deben ser únicas, exclusivas y deben tener mayor atención del Estado, porque si no en poco tiempo desaparecerán.

¿Qué otros temas comprende la agenda regional indígena?

El primer tema y que merece atención inmediata es la de los pueblos aislados; el segundo es el de tierras y territorios indígenas y finalmente los conocimientos tradicionales. Con esta agenda se pretende lograr una unión de la región para considerar como prioritarios los temas indígenas.

FUENTE
http://www.eltelegrafo.com.ec/diversidad/noticia/archive/diversidad/2009/06/08/Entrevista-a-Jan-Fernando-Taw-Joeram_2C00_-coordinador-de-Asuntos-Ind_ED00_genas-de-la-Organizaci_F300_n-del-Tratado-de-Cooperaci_F300_n-Amaz_F300_nica.aspx

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net