Wide Blog Theme

23.06.09

MEXICO. Presentan libro 'El patrimonio biocultural de los pueblos indígenas'

Etiquetas:

México, 22 Jun. (Notimex).- Resultado de seis años de estudio por parte de Eckart Boege, uno de los antropólogos ambientalistas más reconocidos del país, fue editado el libro "El patrimonio biocultural de los pueblos indígenas de México".

“El libro trata de ‘reposicionar’ a los pueblos indígenas más allá de los marginados, más allá de la opinión ‘sedesolera’ de las banderas blancas, de los drenajes, más allá de las ‘oportunidades’, los pueblos indígenas tienen algo que decir de cara al futuro y no del pasado o con cara de curiosidad a lo que fueron. Tienen algo que decir de una manera contundente, esa contundencia es la que quiero destacar en el libro”.
El especialista declaró que esta investigación quiere ser el antídoto contra las políticas de introducción a los transgénicos y frente a políticas públicas de destrucción de áreas completas de nuestro país que ignoran la importancia de este patrimonio biocultural. “Para mí –aclaró- lo más importante no es apuntalar a las instituciones para mejores políticas públicas solamente”.

El libro ofrece una perspectiva novedosa sobre este legado que constituye gran parte del sustento de México, y el cual, de acuerdo al autor, se concentra en 22 regiones prioritarias para la conservación y desarrollo del país.

La importancia de la coedición del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), ha despertado tal interés que parte del tiraje será distribuido en la región tlapaneca, en Guerrero.

El artista plástico Francisco Toledo donará alrededor de 200 ejemplares a las bibliotecas comunales de Oaxaca.

En palabras de Boege, académico del Centro INAH Veracruz, la obra que lleva por subtítulo Hacia la conservación `in situ" de la biodiversidad y agrodiversidad en los territorios indígenas, es producto de un "acto amoroso" que se inserta a su vez en un período que representa "la sexta gran extinción de las especies en la historia biológica, esta vez provocada por los humanos".

"El libro trata de reposicionar a los pueblos indígenas más allá de lo marginal y de la opinión de instancias gubernamentales sobre el desarrollo social. Los pueblos indígenas tienen algo que decir con cara al futuro y deben hacerlo de manera contundente", añadió.

"El patrimonio biocultural intenta sacudir conciencias y, en primera instancia, debe ser para el conocimiento de los propios pueblos indígenas, que rompan los límites establecidos por la cartografía y no por la cultura", expresó el especialista durante la presentación editorial que se llevó a cabo en el Museo Nacional de Antropología (MNA).

En ese sentido, el doctor Víctor Manuel Toledo, del Centro de Investigaciones de los Ecosistemas de la UNAM, destacó la original metodología usada por Boege Schimdt, para aterrizar datos duros acerca de la población indígena y sus territorios, así como la riqueza medioambiental que tienen.

El patrimonio biocultural de los pueblos indígenas de México, arroja -a su consideración- diversos aspectos reveladores, entre ellos, una delimitación bastante precisa de los territorios indígenas: 28 millones de hectáreas que representan el 14 por ciento de la superficie del país; asienta que el 24 por ciento de la captura de agua a nivel nacional se hace en superficie ocupada por grupos étnicos.

Asimismo y pese a la depredación de los ecosistemas más ricos como la selva, varios de éstos aún son habitat de los indígenas. La abundancia de las razas de maíz en toda la República Mexicana, es algo que también se sustenta en la publicación y abre el debate acerca de la introducción de los transgénicos.

Un aporte más, Eckart Boege establece en su estudio la existencia de 22 regiones bioculturales prioritarias para la conservación y el desarrollo en el país.

El listado comprende la Sierra de Juárez-Delta Río Colorado; Isla Tiburón-Río Bacoachi; Parte baja Río Yaqui-Río Mayo; Alta Tarahumara, Guadalupe y Calvo; Huicot; Sierra Coalcoman; Tancítaro; Sierra Chincua, Cabecera Río Lerma.

Continúa con Sierra de Taxco, Lagunas Cempoala, La Malinche; Sierra Mixteca-Triqui, cuenca Papagayo-Ometepec; Sierra Sur de Oaxaca; Kikapoa; Huastecas - Sierra Norte de Puebla; y Sierra Gorda-Barranca de Meztitlán.

Valle de Tehuacán; Zongolica - Sierra Norte de Oaxaca; Los Tuxtlas - Sierra Santa Marta; Selva Zoque-Sepultura - Malpaso; Chontalpa; El Triunfo - Encrucijada - Motocintla; Altos de Chiapas - Lacandona; y Península de Yucatán.

Enrique Leff Zimmerman, experto del Centro de Investigaciones Sociales de la UNAM, comentó que el patrimonio biocultural no es sólo una yuxtaposición de diversidad cultural y biológica-ecológica, "rescata el hecho de que esa riqueza se generó conjuntamente. Esa agrodiversidad no es producto de la evolución darwiniana, sino de la intervención sabia de los seres humanos."

"Hoy en día, este legado se presenta como la vía más sensata, sana y justa de pensar realmente la sustentabilidad planetaria. Este libro no hace un tratado de etnobotánica o un estudio antropológico vinculado a la diversidad biológica, está inscrito en una perspectiva de búsqueda de salida de esta crisis ambiental", agregó.

"No es nada más que los pueblos indígenas tengan un derecho a la distribución equitativa de los beneficios derivados de la estrategia del desarrollo sostenible. Se trata de que a partir de mostrar ese potencial biocultural, se abran vías para repensar este mundo cosificado, unificado por la racionalidad económica, pero que está soportado en esa diversidad", concluyó.

FUENTE
http://sdpnoticias.com/sdp/contenido/2009/06/22/427518

********************

Domingo 21 de Junio de 2009

Llaman a ‘reposicionar’ a los pueblos indígenas desde los ámbitos académico, político y social

Llaman a ‘reposicionar’ a los pueblos indígenas desde los ámbitos académico, político y social

Comunicado Núm. 656

*** El investigador Eckart Boege asegura que tienen mucho qué decir de cara al futuro

Eckart Boege, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hizo un llamado para que desde los ámbitos académico, político y social, se contribuya al reposicionamiento de los pueblos indígenas para que expresen lo mucho que tienen que decir con cara al futuro.

Al hacer uso de la palabra durante la presentación de su libro El patrimonio biocultural de los pueblos indígenas de México, coeditado por el INAH-Conaculta y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Boege aseguró que este trabajo representa un acto amoroso, un acto que va más allá del economicismo y del academicismo; un compromiso que tiene una inquietud: crear las condiciones para un nuevo proyecto de conservación in situ de la agrobiodiversidad mexicana.

Acompañado por Fernando Nava, director del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas; Víctor Manuel Toledo, representante del Centro de Investigaciones en Ecosistemas dela UNAM, Enrique Leff, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM y del antropólogo físico Enrique Serrano, Eckart Boege dijo ante quienes se reunieron en el auditorio Jaime Torres Bodet del Museo Nacional de Antropología que al inicio de este siglo vivimos la sexta extinción de las especies de la historia biológica, esta vez provocada por los humanos.

A lo anterior agregó que estamos también ante la pérdida impresionante de aquella experiencia humana que se construyó por miles de años y que en este momento el discurso cientificista está destruyendo y que es el “otro conocimiento”, el de los pueblos originarios.

“El libro trata de ‘reposicionar’ a los pueblos indígenas más allá de los marginados, más allá de la opinión ‘sedesolera’ de las banderas blancas, de los drenajes, más allá de las ‘oportunidades’, los pueblos indígenas tienen algo que decir de cara al futuro y no del pasado o con cara de curiosidad a lo que fueron. Tienen algo que decir de una manera contundente, esa contundencia es la que quiero destacar en el libro”, apuntó.

El especialista declaró que esta investigación quiere ser el antídoto contra las políticas de introducción a los transgénicos y frente a políticas públicas de destrucción de áreas completas de nuestro país que ignoran la importancia de este patrimonio biocultural. “Para mí –aclaró- lo más importante no es apuntalar a las instituciones para mejores políticas públicas solamente”.

Más adelante, anunció que 50 ejemplares de la edición van con rumbo a la región tlapaneca y que el pintor oaxaqueño Francisco Toledo pidió otros 200 para las bibliotecas comunales de la entidad. “Esto es resultado de que se han sentido identificados y se han dado cuenta de que son importantes, pues en el proceso discutí parte del texto con gente de diversos lugares como la Sierra Norte de Oaxaca”.

“Y son tan importantes –destacó– que la mitad de las especies de plantas vasculares superiores del país se encuentran en su territorio. Todas las minas genéticas originales están en sus asentamientos, “pero eso no se reconoce, se los roban las grandes compañías y los centros de investigación públicos que les dan 10 pesos por kilo de maíz y de ahí los reparten al mundo para hacer cocteles transgénicos”, denunció.

Luego de hacer público que irá con ejemplares de su libro a las sierras para proponérselo a los pueblos indígenas, aseguró que El patrimonio biocultural de los pueblos indígenas de México trata de rebasar el exotismo de lo “otro” e intenta sacudir nuestras conciencias.

La investigación de Eckart Boege está dividida en cuatro apartados principales, seguidos de una introducción en la que hace énfasis en la importancia de los territorios de los pueblos indígenas como referente necesario para cualquier política que reconozca y quiera desarrollar la diversidad biocultural.

En ella explica que la finalidad de este libro es proporcionar información para el diseño de una estrategia de conservación nacional que cuente con población indígena como sujetos activos y centrales.

FUENTE

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net