Wide Blog Theme

14.07.09

Una red indígena electrónica mundial

Categorías: Varios, Internet

A través de las ventanas del salón de la convención veo un sol poco común en Anchorage, bailando sobre las laderas orientales de las montañas no muy distantes. Adentro, oyentes multinacionales, ataviados en colores brillantes, ajustan sus audífonos para la traducción y aplauden. En esta cumbre donde se discutirán las perspectivas indígenas internacionales en lo que respecta a la respuesta y las medidas mitigantes de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, las pasiones son fuertes.

Las experiencias en común unen a los pueblos tribales

Existen muchos temas de común preocupación para las comunidades indígenas del mundo, muchos de ellos resultado de la expansión física y cultural europea durante los quinientos años pasados. Incontables experiencias personales similares se intercalaron formando las modalidades de las tendencias históricas que crean el tapiz de quienes y lo que somos hoy. Incluyen la pérdida de tierras e idiomas, de la rentención de nuestra autonomía cultural, la coexistencia con una cosmovisión conflictiva, y el impacto creciente del cambio climático. Los gobiernos, las ONG, las universidades y los grupos comunitarios trabajan diligentemente para abordar estos temas, entre ellos la Universidad del Norte de Texas. Mi trayecto personal se ha entrecruzado con los procesos históricos más amplios que condujeron a la creación del programa de Iniciativas Internacionales Indígenas y Amerindias de la Universidad del Norte de Texas, la primera iniciativa de su género en Texas.

Soy ciudadano de la Nación Cherokee, una de las casi seiscientas naciones indígenas en Estados Unidos. Cuando niño, oía repetidamente los relatos de remociones forzadas, de luchas y de sobrevivencia. Fui un delegado en la Convención sobre la Constitución de la Nación Cherokee, y estuve siempre interesado en las comunidades indígenas y sus problemas.

Hace algunos años, estuve con líderes del pueblo sutiava, en el oeste de Nicaragua, escuchando el aguacero diario de las tardes. Me mostraron un pequeño diccionario y lamentaron una gran pérdida cultural y personal - el fallecimiento reciente de la última persona que hablaba su idioma. Tal vez el indicador más importante de la identidad cultural, la desaparición del idioma es una preocupación tremenda entre los pueblos indígenas en todas partes.

Viajes subsiguientes a comunidades indígenas en Sarawak, Malasia, y en los montes Urales rusos me confirmaron que había allí preocupaciones paralelas acerca de la retención del idioma, la continuidad cultural, la protección medioambiental, la preservación de la tierra y la viabilidad económica. Hubo siempre un gran interés en discutir la experiencia amerindia y un deseo de conocer las gentes indígenas de las Américas.

La tecnología facilita el diálogo

Siempre es difícil obtener fondos para viajes, por lo tanto un anfitrión ruso nos sugirió que utilizáramos la tecnología para sostener una videoconferencia. La idea fue aceptada y facilitada por el Consulado de Estados Unidos en Yekaterinburg, Rusia, la embajada de Estados Unidos en Malasia y por el Departamento de Estado de Estados Unidos. Sostuvimos nuestra primera videoconferencia internacional entre estudiantes indígenas de escuela secundaria sobre cultura y el medio ambiente. La comunidad amerindia estuvo representada por el pueblo tribal Kialegee Creek, por alumnos de la nación Kiowa y por el presidente del Consejo de la Nación Ponca. El tema planteado, por considerárselo el más crítico internacionalmente, fue el del cambio climático.

La videoconferencia tuvo como resultado una invitación para que varios estudiantes amerindios visitaran Altai, Siberia. Dos estudiantes kiowa y un anciano kiowa me acompañaron a Siberia, donde acampamos con estudiantes y adultos altainos a orillas del río Katun. Después de nuestra llegada, formamos un círculo, sentados en bancos. Un altaino de apariencia magnífica se presentó cabalgando hacia el centro del círculo, ataviado en completa indumentaria al estilo mongólico, empuñando un arco. El altaino desmontó y nos hizo una demostración de los instrumentos de cuerda y del canto "de garganta" altaino. En el fresco del anochecer nos sentamos alrededor de las hogueras, compartiendo cuentos y canciones de nuestras respectivas culturas. Durante las lluvias de las tardes nos resguardábamos, bebiendo té, en la redonda y calurosa tienda de campaña yurta, explorando las similitudes culturales e intercambiando ideas sobre el futuro. El lazo entre los kiowa y los altaino fue visible y casi inmediato.

A esto siguió algunos meses más tarde la visita de cuatro jóvenes educadores altainos con el fin de reunirse con líderes amerindios y visitar comunidades amerindias en Oklahoma y Nuevo México. Visitamos a los keetoowahs y los cherokees en el noreste de Oklahoma y a los kiowas y comanches en la región oeste del estado. En Albuquerque, Nuevo México, los siberianos participaron en una reunión del Consejo de Todos los Indios Pueblo y con el gobernador Bill Richardson. Más tarde, a corta distancia al norte de Santa Fe, en la residencia de un líder de los indios pueblo tesuque, fueron agasajados con una comida totalmente indígena de maíz, venado, alce, sal de la localidad, vegetales de jardín y frutas del huerto de nuestro anfitrión.

La Universidad del Norte de Texas expresó un gran interés en nuestra videoconferencia y en las actividades relacionadas. Su presidente ofreció ser anfitrión de nuestra segunda videoconferencia internacional de estudiantes indígenas. En el evento participaron más estudiantes amerindios y compartieron con la comunidad universitaria exhibiciones de danzas culturales.

Cuando fui director de la Oficina de Justicia Medioambiental y de Asuntos Tribales en la oficina regional de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, en Dallas, Texas, trabajé con líderes tribales, directores medioambientales y comunidades de sesenta y cinco naciones indígenas. La Universidad del Norte de Texas colaboró con mi oficina en cuestiones como realizar una evaluación hecha por los indígenas sobre los riesgos acumulativos en las tierras tribales y en apoyar las oportunidades educativas de los amerindios con la colaboración de la Universidad Haskell de Naciones Indígenas. Empecé a trabajar con la Universidad del Norte de Texas en otros proyectos relacionados con los amerindios, su diversidad y su multiculturalismo.

Programa internacional indígena

El estado de Texas tiene la cuarta población amerindia más grande de Estados Unidos, sin embargo carece de una infraestructura para sostener a su población indígena. No existe una comisión indígena o de enlace estatal, y ninguna universidad en el estado tenía un programa amerindio antes de 2009, cuando la Universidad del Norte de Texas inauguró su programa de Iniciativas Internacionales Indígenas y Amerindias (IIAII). Su nombre refleja la continuidad de los problemas que son comunes entre los pueblos indígenas de todo el mundo. La idea de este nuevo programa es el crecimiento institucional y comunitario indígena al escuchar, responder y colaborar en forma no paternalista con las comunidades indígenas internacionales.

En el curso de los milenios, los pueblos indígenas han valorado la educación y la habilidad para adaptarse con creatividad. Los niños amerindios recibieron en su ambiente tribal amor, cuidado e instrucción excepcionales por medio del ejemplo de sus mayores. Quinientos años de enfermedades, genocidio y decimación cultural despojaron a muchas generaciones indígenas de los medios para adaptarse y superar los obstáculos que fueron obligados a enfrentar en los sistemas educativos, laborales y sociales derivados del occidente. Típicamente, las instituciones religiosas, políticas y educativas occidentales impusieron en forma paternalista a las comunidades indígenas sus paradigmas culturales. Esto resultó para los amerindios en una creciente pérdida cultural y una aversión hacia los programas que les fueron impuestos. Hoy, la Universidad del Norte de Texas tiene el mayor número de estudiantes amerindios de todas las universidades en el estado.

Los mecanismos para un involucramiento efectivo incluyen reuniones con nuestro recién formado Consejo Consultivo Indígena (IAC), observaciones cuidadosas durante visitas a las comunidades, lectura de publicaciones indígenas y no indígenas, y prestar atención activamente a las solicitudes del gobierno tribal y de las organizaciones tribales. El consejo consultivo incluye a amerindios de Texas y Oklahoma. Ofrece una amplia gama de experiencias, desde la enfermería, la educación, la ley, el activismo comunitario, el gobierno tribal, el medio ambiente y la práctica empresarial hasta la dirección espiritual. El IAC está bien preparado para su doble función de asegurar la integridad cultural e identificar proyectos de interés para las comunidades. Ser sensible a las comunidades indígenas significa acceder en forma reactiva a las solicitudes específicas y trabajar en forma proactiva para ser una institución "amistosa" para los indígenas. Para este fin la Universidad del Norte de Texas ofrece:

.Una variedad de cursos orientados hacia el indígena; .Asignatura principal y secundaria en estudios indígenas, y una presencia significativa de docentes y personal indígenas en todos los niveles; .Reclutamiento y financiación continuos de indígenas; .Liderazgo en la Ley de Protección de Tumbas y de Repatriación de Indígenas Americanos; .Preservación del idioma; .Participación significativa en bibliotecas generadas por indígenas; .Una organización viable de estudiantes indígenas; .Investigación relacionada con indígenas; .Tutoría por profesionales indígenas; .Relaciones sólidas con las naciones indígenas, los colegios tribales y las organizaciones amerindias. La atención internacional se enfoca en responder a las inquietudes comunes entre las comunidades indígenas en el mundo en lo que respecta a los actuales y potenciales impactos del cambio climático y a la singular habilidad de la Universidad del Norte de Texas para tratar el tema. El éxito real del programa se medirá por las vidas que fueron cambiadas en la universidad y en comunidades en todo el mundo. Mientras escuchaba en Alaska los relatos sobre los impactos que el cambio climático ejercía sobre las comunidades indígenas, recordé una presentación que mi hija hizo muchos años atrás. Hizo que niños sentados en círculo se lanzaran un ovillo de lana el uno al otro, creando lo que se parecía a una tela de araña. Después le pidió a cada niño sucesivamente que tirara de su hilo. Todos pudieron sentir los tirones, demostrando el impacto que cada uno de nosotros tiene sobre los demás y sobre todas las cosas vivientes. Nuestro nuevo programa existe para celebrar, nutrir y sostener este círculo global de vida.

FUENTE
http://www.multimedios106.com/home/contenidos.php?id=22&identificaArticulo=21709

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net