Wide Blog Theme

19.10.09

Relator Anaya: La declaración de Naciones Unidas reafirma el apoyo mundial a los indígenas

 

Nueva York,  (dpa) - "La mayoría de gobiernos han reconocido los derechos de los indígenas introduciéndolos en sus constituciones o elaborando leyes, pero hay una enorme brecha entre el reconocimiento y la realización de estos derechos", dijo hoy Anaya durante una rueda de prensa en la sede de la ONU en Nueva York.

A pesar de que la mayoría de países reconozcan los derechos de los pueblos indígenas, aún queda un largo camino para recorrer para que tales derechos se puedan ejercer, dijo hoy el relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los indígenas, James Anaya.

 

El relator de la ONU para los Derechos de los Pueblos Indígenas, James Anaya, aseguró hoy que la comunidad internacional demostró su apoyo a las comunidades indígenas con la adopción hace dos años de la Declaración Universal que reconoce sus derechos ancestrales.

"La adopción de la declaración es un indicio del firme compromiso de la comunidad internacional para reparar la denegación histórica y presente de los derechos de los pueblos indígenas", consideró en una conferencia de prensa Anaya.

Señaló que la declaración proporciona un marco de entendimiento entre los indígenas y el Estado, de acuerdo a los principios de igualdad, autodeterminación y el respeto a la diversidad.

"He recibido denuncias de violaciones de estos derechos en todo el mundo, y es algo a destacar, ya que demuestra que persiste un patrón de violaciones", resaltó Anaya, que es profesor de leyes de la Universidad de Arizona (UA) en Tucson (EE.UU.).

Al mismo tiempo, destacó como "positivo" que en la mayoría de los casos los Gobiernos implicados en estas infracciones reconocen la existencia de problemas y se muestran dispuestos a abordarlos.

Anaya señaló en un informe a la Asamblea General de la ONU que desde que asumió el cargo en mayo de 2008 ha elaborado reportes sobre la situación de los indígenas en Brasil y Nepal, tras las respectivas visitas al país.

También ha viajado a Chile, Australia, Botswana, Colombia y Rusia para conocer de cerca la realidad de las comunidades indígenas en esos países.

La Declaración Universal de los derechos de los Indígenas fue adoptada en 2007 por la Asamblea General de la ONU tras más de dos décadas de negociaciones.

Sus 46 artículos establecen los estándares mínimos de respeto a los derechos de los pueblos indígenas del mundo, que incluyen la propiedad de sus tierras, acceso a los recursos naturales de sus territorios, la preservación de sus conocimientos tradicionales y la autodeterminación.

Tras su primera presentación en 1982 ante la entonces Comisión de Derechos Humanos (CDH) de la ONU, varios países occidentales y africanos preocupados por la repercusión de la declaración en su soberanía lograron impedir su avance mediante continuados llamados a su renegociación.

Estos retrasos fueron considerados por los activistas indígenas como intentos de proteger los intereses de las grandes empresas de estos países en las explotaciones económicas de sus tierras ancestrales.

__________________________________

 

Según recordó Anaya, que ocupa el cargo de relator especial para los asuntos indígenas desde marzo de 2008, la mayoría de países reconocen la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas, que fue aprobada en la Asamblea General de la ONU en 2007 tras más de dos décadas de negociaciones.

"Incluso -dijo- países como Colombia que en un principio se abstuvieron en la votación, ahora está a favor de la declaración". Hay un fuerte compromiso por parte de la comunidad internacional para reparar la situación".

Pero a pesar de estas buenas intenciones, Anaya sostiene "que aún queda mucho que hacer". "Hay que tener en cuenta que nos encontramos con maneras de hacer que llevan siglos instaurados por lo que es díficil romper con ellas", comentó.

Uno de los grandes retos dijo ser el del uso de los recursos naturales en tierras indígenas por parte de compañías extractivas, sin que haya el consentimiento o el beneficio reclamado por parte de los indígenas. "Tiene que haber un mayor diálogo entre empresas, gobiernos e indígenas", apuntó Anaya.

A pesar de la situación, el relator especial de la ONU dijo ver cierto "optimismo" y remarcó como favorable el hecho de que los indígenas estén más representados en las delegaciones de sus países en la ONU.

Anaya, que desde que está en el cargo ha viajado a territorios indígenas de países como Brasil, Chile, Panamá, Perú o Colombia, además de Australia o Botswana, presentó hoy, por primera vez desde su mandato, un informe sobre la cuestión indígena ante la Asamblea General.

El informe, que es de carácter general, destaca los casos recibidos por Anaya en los que se denuncian la violación de los derechos a tener el consentimiento libre, previo e informado en casos de desplazamientos de la comunidad indígena y de la extracción de los recursos naturales de sus tierras. También hay casos en los que se denuncian incidentes con violencia y amenazas contra los indígenas y sus defensores, así como se les deniega el derecho a sus tierras y recursos.

Por último, el documento pide a los Estados a que haya "un total compromiso político y financiero" para que la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas, que marca un mínimo de derechos que se pueden aplicar a todos los países, sea "totalmente operativo".

James Anaya es abogado y catedrático de Derecho y Políticas de los Derechos Humanos en la Universidad de Arizona. Fue quien consiguió el primer pronunciamiento de un tribunal internacional a favor del reconocimiento de los derechos colectivos indígenas sobre sus tierras y recursos, cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos falló en 2001 a favor de la comunidad Mayagna Awas Tingni contra Nicaragua.

 

FUENTES

http://www.google.com/hostednews/epa/article/ALeqM5jJ7uxGIMV2X9M0YkEh091NtzKOJA

http://www.elpais.cr/articulos.php?id=15009

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net