Wide Blog Theme

31.05.10

GUATEMALA. La oenegización de los movimientos sociales II

Es una noticia vieja que no se ha resuelto y sigue vigente. A propósito de mi columna de la semana pasada, un buen amigo antropólogo escribe en Facebook que la oenegización de los movimientos sociales es noticia vieja. Sin duda es noticia vieja, pero cuando una noticia no se ha resuelto ni mucho menos discutido ni en la academia, ni en los medios ni dentro de los propios movimientos sociales, entonces la noticia no deja de tener vigencia.

En el último tiempo, he tenido oportunidad de conocer de cerca la dinámica de varios movimientos sociales. Sorprende cómo su discurso es uno de panfleto aprendido (y en muchos casos impuestos) y sus prácticas son unas muy distantes a sus discursos de igualdad y emancipación.


He sido testigo de cómo dentro de los propios movimientos sociales que reclaman la igualdad de género y la búsqueda de una sociedad horizontal sin racismo, se reproducen prácticas jerárquicas, racistas, machistas, de acoso y violencia sexual. ¿Cómo hablar de transformar estructuras sociales si en nuestra casa le pegamos a nuestras mujeres y no les sabemos escuchar?, sin duda es una pregunta que los líderes de los movimientos sociales se deberían de hacer. Como dice el proverbio chino, antes de cambiar el mundo date una vueltecita por tu propia casa.

“Porque lo dicen e hicieron nuestros abuelos”. Patrañas y bambalinas. Pareciera que los abuelos aguantan con cuanta casaca se nos ocurra. Si queremos recuperar un pasado perdido, hace falta que lo hagamos desde la honestidad primero hacia nosotros mismos y luego hacia los demás. Debe ser una honestidad de abajo hacia arriba.


Como sociedad civil no hemos sabido responder a muchas cosas, por ejemplo ¿por qué Rigoberta Menchú no tiene representatividad ni legitimidad ante las bases de las comunidades?, ¿por qué en las elecciones pasadas sacó únicamente cuatro votos en Uspantán de donde es originaria?, ¿será acaso por su gran capacidad de dialogar y convencer con su labia a la comunidad internacional de esas identidades inventadas, pero su poca o nula capacidad de dialogar honestamente con las bases mayas?

Como señala el sociólogo Benedict Anderson las identidades son una invención. Pero por dignidad esa invención debe surgir desde lo local y no debe ser una impuesta por la cooperación internacional.

Rigoberta no sacó tan pocos votos por causas racistas como argumentan ciertos “menchuistas” histéricos, tampoco por ser mujer como dicen algunas feministas. Rigoberta perdió por su incapacidad de comunicarse y dialogar con la gente del pueblo, por alejarse del pueblo y sus necesidades.

La columnista y antropóloga K’iche’, Irma Alicia Velásquez Nimatuj, quien participó como invitada en los acercamientos que tuvieron en febrero de 2007 la URNG y Encuentro por Guatemala con Menchú, cuando consideraba postularse a la Presidencia a través de Winaq, observó Velásquez Nimatuj “Winaq no fue capaz de lograr una propuesta que emergiera con un gran componente maya en la cual se hablara de equidad, de exclusión y de posesión de la tierra en su justa dimensión”.


Además de la poca capacidad de propuesta de Winaq, cada vez que los mayas han llegado al poder han ejercido ese poder como individuos y no como representantes de un colectivo de excluidos y marginados históricamente. Debiera darnos en qué pensar cómo una vez alcanzado el poder, se les olvida las demandas y necesidades de ese “pueblo maya” que dicen representar.

Ello nos demuestra que la unidad maya es una ficción. Es imposible, dado que es ahistórica. Ni en tiempo prehispánico existió tal cosa como la unidad y homogeneidad maya.

Desde los medios, academia y movimientos sociales falta discutir y plantear un proyecto político desde la autonomía, pensando por los mayas y desde los mayas, uno que propicie el verdadero diálogo intersectorial y que promueva ideas y propuestas desde lo local. Si se busca autonomía y legitimidad, debemos comenzar por construir propuestas desde abajo y salir de las recetas multiculturalistas impuestas por algunas conciencias solidarias y extranjeras que vienen al tercer mundo a hacer turismo de pobreza. ¿Quién se apunta?

Por Marcela gereda

Guatemala, lunes 31 de mayo de 2010

FUENTE

http://www.elperiodico.com.gt/es/20100531/opinion/154625/

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net