Wide Blog Theme

07.06.10

GUATEMALA. La oenegeización de los movimientos sociales III: 'Jun winaq'

Etiquetas:

En un artículo para el III Foro Social de las Américas, el analista maya  Poqomchi’, antropólogo y docente universitario, Máximo Ba Tiul, analiza cómo al construir movimientos sociales con lógicas y direcciones verticales, egolatría, narcisismo y etnocentrismo, estamos refuncionalizando el sistema.

>> »

31.05.10

GUATEMALA. La oenegización de los movimientos sociales II

Es una noticia vieja que no se ha resuelto y sigue vigente. A propósito de mi columna de la semana pasada, un buen amigo antropólogo escribe en Facebook que la oenegización de los movimientos sociales es noticia vieja. Sin duda es noticia vieja, pero cuando una noticia no se ha resuelto ni mucho menos discutido ni en la academia, ni en los medios ni dentro de los propios movimientos sociales, entonces la noticia no deja de tener vigencia.

En el último tiempo, he tenido oportunidad de conocer de cerca la dinámica de varios movimientos sociales. Sorprende cómo su discurso es uno de panfleto aprendido (y en muchos casos impuestos) y sus prácticas son unas muy distantes a sus discursos de igualdad y emancipación.

>> »

24.05.10

GUATEMALA. Oenegización de los movimientos sociales

El pasado jueves el Grupo Intergeneracional en su programa de radio en Radio Nuevo Mundo (96.1 F.M,), planteó (entre otras cosas) cómo los movimientos sociales hoy en día están a merced de la cooperación internacional.

El escenario de los movimientos sociales, que es como sigue: debilidad organizativa, incapacidad de articulación por la disputa de financiamientos y poca representatividad frente a las necesidades reales de la gente, capacidad de organizar mesas de diálogo una y otra vez para obtener financiamientos, pareciera ser una bomba de tiempo en la que lo que un día fue un movimiento social en búsqueda de transformar las estructuras sociales del país, mañana no sea más que una oficina gerencial.

>> »

30.05.09

Feminismo latinoamericano: Entre la insolencia de las luchas populares y la mesura

Categories: Feminismo

Andrea D’Atri

 

 

Elegir entre la mesura y la insolencia tiene que ver con estrategias políticas (…). La exigencia desde la dominación de ‘buenas maneras’ va más allá de una exigencia de cortesía, es un modo muy frecuente, por el contrario, de imponerle inautenticidad al rebelde, de hacerlo renunciar a su contra-cultura, a su ilegalidad y a su contra-lenguaje.”

 

Julieta Kirkwood, 1990

 

A fines de la década del ’60, una nueva generación de mujeres jóvenes dio origen a los movimientos feministas en las grandes metrópolis de Estados Unidos y Europa, que se conocieron como la “segunda ola”. Influenciadas por estas experiencias y por el contacto con literatura que provenía de los países centrales, muchas latinoamericanas –fundamentalmente de clase media- iniciaron la formación de grupos de reflexión (concienciación) y activismo por los derechos de las mujeres. Pero el movimiento en su conjunto nunca llegó a alcanzar la masividad que tuviera en los países centrales. “Inicialmente eran mujeres del amplio espectro de clase media; una parte significativa provenía de la amplia vertiente de las izquierdas, entrando rápidamente en confrontación con ellas por la resistencia para asumir una mirada más compleja de las múltiples subordinaciones de las personas y las específicas subordinaciones de las mujeres.” (Vargas, 2002).

>> »

19.01.08

COLOMBIA. Sobre la “oenegización” del movimiento social

Categories: Colombia, ONGs

Transcurrían los primeros años de la década de los 80 cuando el Secretariado de Pastoral Social de la Diócesis de Socorro y San Gil (SEPAS), con recursos de la agencia de cooperación alemana Missereor, contrató un promotor (tal era el nombre que recibían los funcionarios de la entidad en aquellos años) como presidente del Sindicato de Campesinos Fiqueros de Santander (Sintraprofisan). Muy pronto, otros funcionarios pagados por SEPAS presidieron las organizaciones campesinas de tabacaleros (Agrotabaco), jóvenes (Ajusan), mujeres (Asomujer), campesinos sin tierra de Charalá, y finalmente de la Coordinadora Regional de Organizaciones Campesinas del Sur de Santander “El Común”. Estos funcionarios orientaban y representaban a cientos de campesinos santandereanos, en un extraño sincretismo que no permitía saber dónde terminaba la organización campesina y dónde empezaba la Ong.

>> »

31.07.05

NICARAGUA. ¿Por qué hay tan poca movilización social? (William Grigsby)

Categories: Nicaragua, ONGs

A pesar de que han ocurrido y ocurren tantas tragedias sociales en Nicaragua, los tres últimos gobiernos han gozado de bastante estabilidad social. ¿Qué queda de la organización popular de hace unos años? ¿Por qué la apatía de hoy, por qué tanta desmovilización social? Son muchas las respuestas, todas entrelazadas.

Una de las mayores experiencias de participación, organización y capacidad de decisión del movimiento social en la historia de América Latina ha sido la Revolución Popular Sandinista. No se puede explicar ni su triunfo ni sus logros ni su imbatible resistencia frente a la descomunal agresión militar de Estados Unidos sin aquellos contingentes de pobladores, obreros, campesinos, mujeres y jóvenes disciplinadamente organizados para defender lo suyo y a los suyos. 26 años después, ¿qué queda de aquellas organizaciones populares y de su capacidad de movilización? ¿Qué nos ha pasado? ¿Hemos perdido la conciencia? ¿Nos cansamos de luchar? ¿Tanto nos han decepcionado la democracia y sus portavoces políticos? ¿Tan poco nos importa el futuro? ¿Quiénes son los responsables?

>> »

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net