Se vienen nuevas formas para registrar las deudas de los chilenos.

Fue en el último debate presidencial cuando ambos candidatos señalaron que estaban por modificar Dicom -como se conoce al sistema que registra las deudas de los chilenos- por considerar que coarta las posibilidades de acceso al crédito. En el Congreso ya se discute un proyecto que busca consolidar todas las deudas impagas y aquellas al día y hacer más expedita la "limpieza" de los antecedentes, similar a como se hace en otros países. Con todo, varios resaltan la importancia de tener un sistema que alerte sobre deudores irresponsables.


Más privacidad y premiar el esfuerzo: lo que propone la nueva ley de información comercial

Un organismo administraría toda la información comercial de los chilenos y otras empresas la procesarían, pero no la podrían vender libremente como ocurre actualmente. El proyecto de ley avanza hacia un modelo como el que utilizan países como Estados Unidos, donde el historial crediticio incluye datos positivos y negativos de las personas.

Andrea Aguilera y Bernardita Serrano

René Pacheco soñaba con tener su casa propia, pero como tenía una deuda con una multitienda por $100 mil, no podía acceder a un subsidio.


Le recomendaron que repactara la deuda y así lo hizo. Sin embargo, no logró salir de la lista de morosos de Dicom porque según le dijeron en la empresa de retail , volver a pagar su deuda no le garantizaba nada. Con algunas dificultades y después de una serie de trámites y de la ayuda del Sernac, fue borrado de la lista de morosos de Dicom y pudo postular a su subsidio.


Casos como el de René fueron los que llevaron a que los candidatos a la Presidencia a poner el tema en agenda durante el debate del lunes recién pasado y a referirse duramente en contra de un sistema que opera hace años en el país.


Es más, ambos coincidieron en que el mecanismo de administración de datos sobre la morosidad, tal y como se le conoce hoy, tiene los días contados. Mientras Sebastián Piñera aseguró que "Dicom se ha transformado en una cárcel que le corta las oportunidades a la gente", Eduardo Frei señaló que el sistema "liquida a la pequeña y mediana empresa".


Aunque ambos se mostraron abiertos a perfeccionar lo que hoy existe y que tiene su cara más visible en el Boletín Comercial de la CCC y en Equifax (Dicom), desde ninguno de los dos comandos quisieron referirse en profundidad al tema pese a la consulta de "El Mercurio".


Sin embargo, aunque en el mercado coinciden en la necesidad de mejorar lo que existe, sí defienden el importante rol que ha jugado Dicom para muchas empresas y personas ya que ha permitido que no reine la impunidad entre quienes no cumplen con el pago de sus deudas (ver recuadro).


Proyecto en discusión


Aunque el tema tomó más relevancia esta semana, el Ejecutivo ya en mayo de 2009 había enviado un proyecto de ley al Congreso que buscaba reformular completamente el sistema de administración de datos comerciales de los chilenos.


"Lo que necesitamos es un sistema de información comercial 2.0. Lo que hay es insuficiente", explica María Olivia Recart, subsecretaria de Hacienda y quien trabajó junto a su equipo dos años en esta iniciativa que tomó la experiencia de países como EE.UU. y Australia en donde el historial crediticio de se confecciona sobre la base de datos negativos y positivos.


El proyecto, que actualmente está en la Cámara de Diputados y con varios artículos aprobados, busca eliminar las asimetrías de información.


Lo que se pretende es instaurar un ente único que administre la base de datos comerciales de los chilenos. "A este sistema le van a tener que comprar la información empresas como Equifax (Dicom). Se va a tratar de velar para que no se ocupe para fines distintos de lo que es la evaluación como sujetos de crédito de los usuarios. Se va a evitar que se pida el Dicom para matricularse a la universidad o para postular a un trabajo", explica el diputado UDI Gonzalo Arenas, presidente de la comisión de Economía de la Cámara de Diputados.


El propósito de la normativa es que el registro sea un historial que contenga información bancaria pero también la de las casas comerciales, y que no sólo entregue datos negativos como las morosidades, sino que también algunos positivos como el que una persona pague sus deudas al día o que si falló esté nuevamente al día. Por ejemplo, con la nueva ley, una persona que haya estado morosa seis meses no estará en el mismo nivel que otra que lo haya estado por 6 años como ocurre hoy.


"Esta ley va a ayudar a aquellos que son buenos pagadores, que están al día y que hacen un esfuerzo por cumplir con sus obligaciones", explica la subsecretaria. Pero además, asegura que la nueva ley se sustenta en que la información es de quien la genera, o sea de las personas. Por lo tanto, ya no se podrá "comprar" el historial de deudas sin el consentimiento del dueño de esos antecedentes.


Aunque el proyecto, en general, ya tiene el apoyo de quien sea elegido como el próximo Presidente de Chile, en el mercado la idea de reformular el sistema de información comercial no es vista con buenos ojos.


La Cámara de Comercio de Santiago, entidad dueña del Boletín Comercial que proporciona información a empresas como Dicom, se opone al proyecto en todas sus partes. Cristián García-Huidobro, secretario general de la Cámara de Comercio de Santiago, asegura que así ha sido desde el principio de la discusión del tema.


La Asociación de Bancos, que también tiene una empresa que comercializa datos, no quiso referirse al tema, y Equifax, la empresa propietaria de Dicom, también prefirió mantenerse al margen de esta discusión.


La otra iniciativa


Después de la elección parlamentaria de diciembre pasado, otro proyecto de ley referente al uso de la información comercial llegó al Congreso. Felipe Harboe, diputado PPD, llegó hasta La Moneda para pedir urgencia y terminar con la práctica de Dicom de generar ranking predictores de riesgo de las personas.


"Hoy día Dicom (Equifax) hace un ranking de riesgo en base a morosidades y protestos, pero también de información de terceros como por ejemplo la cantidad de consultas que se ha hecho sobre un RUT en su registro", explica. El proyecto ya fue aprobado por unanimidad en la Cámara de Diputados y espera su paso al Senado.


74,5 % de los chilenos morosos tiene deudas de hasta $300 mil,


según datos de la Cámara de Comercio de Santiago.


Cuatro empresas comercializan datos de morosidad.


Equifax (Dicom), Data Business (filial de la CCS),


SINACOFI (filial de Abif) y SIISA (estadounidense).


$4.500 hay que pagar a Dicom hoy para acceder a los datos comerciales de una persona.


3 millones de ruts tienen actualmente anotaciones de morosidad en el Boletín Comercial.


La otra cara del sistema

Pese a tener cientos de detractores, Dicom se ha convertido para algunas pymes en una buena herramienta para que sus clientes paguen las deudas.


Francisco, por ejemplo, es dueño de una empresa y tiene a 15 ex clientes en el registro de morosos. Algunas de las deudas, que van entre los $500 mil y $1,5 millón, las arrastra desde hace cinco años.


Por ejemplo, hace un año, una gran empresa pidió un crédito, pero le condicionaron su otorgamiento al pago de la deuda que la empresa tenía con Francisco, según se detallaba en Dicom.


Después de haber pasado casi dos años cobrando, logró que le pagaran el $1,2 millón que le debían, y con intereses. "En muchas instancias el sistema me ha servido. Esta es una muy buena herramienta para pymes como la mía", explica.


¿Cómo se entra y se sale de Dicom?

Para entrar en Dicom sólo hace falta que una persona deje de pagar una cuenta, una factura o una cuota, y que la contraparte envíe sus antecedentes, para que lo ingresen a la lista de morosos.


El problema, según algunos, está a la hora de salir. Según explica Cristián García-Huidobro, secretario general de la Cámara de Comercio de Santiago: "Los antecedentes personales se deben eliminar del Boletín Comercial (BIC) cuando se acredite que la deuda respectiva fue solucionada y cuando hayan transcurrido cinco años desde el vencimiento de la obligación, aunque nunca se haya pagado".


Aunque durante años cualquier trámite de este tipo debía ser pagado, desde el 1 de enero de 2010 se trata de un servicio sin cargo y que se debiera solucionar en una semana como máximo, ya que una vez que el BIC actualiza la información se la entrega a las cuatro empresas que operan en el mercado, entre las que está Equifax (Dicom).


Los beneficios para los consumidores que traería la norma

María Olivia Recart, subsecretaria de Hacienda, asegura que le parece muy positivo que los dos candidatos presidenciales se hayan hecho eco de este tema. "El mensaje es que esto va a cambiar", recalca. Es más, la subsecretaria asegura que el proyecto beneficiará a los consumidores en varias áreas importantes.


Por ejemplo, asegura que el nuevo sistema premiará a aquellos que paguen a tiempo y cumplan con sus obligaciones, y que eso podría hacer bajar las tasas de interés y darles la opción de acceder a mejores oportunidades.


Además, como los datos van a ser personales, ya no se van a poder comercializar las bases de datos y nadie lo va a llamar para ofrecerle una nueva tarjeta o un crédito preaprobado sin que lo haya solicitado.


Por otra parte, se diferenciará entre aquellos que tengan una o dos deudas impagas y los que no paguen sus deudas como una forma de vida.


Dentro de los beneficios además estará la posibilidad de que las personas accedan a un informe completo de su situación al año, y que si hay algún error se arregle rápidamente y sin costo.


 


FUENTE


http://diario.elmercurio.com/2010/01/16/economia_y_negocios/economia_y_negocios/noticias/5A2647D2-1716-4945-9434-640196C068E2.htm


Enero 2020
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Feeds XML

Buscar

Blog especial

Terremoto en Chile
Terremoto