Wide Blog Theme

22.08.08

Vehículo para un programa indígena lo usa la directora de Salud de Iquique

Categorías: Salud

La camioneta Mitsubishi Montero año 2008 fue comprada en $14 millones para el "Programa Especial de Salud y Pueblos Indígenas del Servicio de Salud de Iquique". López la reasignó para ella y tal situación incluso motivó que, en julio pasado, el seremi de Salud, Antonio Marino, le enviara un oficio pidiendo normalizar la situación, porque desde el año 2007 tres personas del programa no podían desarrollar sus tareas.

Fenats de Iquique pide la renuncia de Maritza López.
También designó como director del hospital a médico condenado por la Corte de Apelaciones por cuasidelito de mutilación. Hospital de Iquique no logra superar colapso de servicio de urgencia.

IQUIQUE.- No conforme con tener el triste rótulo de "hospital de la muerte" por decenas de sumarios por negligencias médicas, sumado al colapso del servicio de urgencia, nuevas denuncias golpean al recinto asistencial iquiqueño y a sus autoridades.

Esta vez, los trabajadores de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (Fenats) denunciaron a la directora del Servicio de Salud, Maritza López, por usar indebidamente un moderno vehículo fiscal asignado a un programa de pueblos indígenas, y designar como director del hospital al doctor Jorge Santos Sanelli, condenado por la Corte de Apelaciones como autor de cuasidelito de mutilación por extirpar, en 1995, una mama a una paciente que nunca tuvo cáncer.

Los trabajadores exigen la renuncia de López y la intervención de un auditor externo para analizar los diversos casos.

El presidente regional de la Fenats, Wenceslao Buch Valderrama, acusó que "cuando le preguntamos (a Maritza López) por qué usaba el vehículo, la explicación fue porque tenía aire acondicionado y era más adecuado para ella".

La camioneta Mitsubishi Montero año 2008 fue comprada en $14 millones para el "Programa Especial de Salud y Pueblos Indígenas del Servicio de Salud de Iquique". López la reasignó para ella y tal situación incluso motivó que, en julio pasado, el seremi de Salud, Antonio Marino, le enviara un oficio pidiendo normalizar la situación, porque desde el año 2007 tres personas del programa no podían desarrollar sus tareas.

El vehículo lo guía un chofer del Servicio de Salud, quien debe ir a buscarla a su domicilio, y se estaciona frente a la dirección de la institución, donde hay un letrero de No Estacionar, lo cual le significó un parte.

Fue imposible conocer ayer la versión de López, quien estaba fuera de la ciudad y que hoy entregaría su versión.

En cuanto a la designación del nuevo director del hospital, Buch estima que hubo poco rigor en la selección y se expuso al profesional, quien si bien fue condenado por la Corte de Apelaciones, apeló a la Suprema y todavía no hay sentencia final. "Al doctor lo conozco y solidarizamos con él, porque lo exponen innecesariamente", dijo Buch.

En tanto, el jefe del servicio de urgencia del hospital, doctor Jorge Soto, admitió que "desde el lunes estamos colapsados, y ahora en los boxes de emergencia tenemos hospitalizadas a 14 personas en camillas, dado que no hay dónde dejarlos".

Denunció además que hay una sala con 22 camas inhabilitadas porque el Servicio de Salud la usa como bodega y no la desocupa pese a los reclamos.

A este complicado panorama, se suma el hecho que los familiares que llegan al servicio de urgencia del hospital de Iquique no tienen dónde esperar, porque la sala de espera fue sometida a remodelación -por 30 millones- y las obras quedaron paralizadas en mayo tras la recomendación de un inspector de obras.

Como solución, la dirección del hospital habilitó 21 sillas en un pasillo y una batería de cinco baños químicos en los estacionamientos del recinto.

Talca: denuncian nuevo error de identificación

Un nuevo caso de errónea identificación de recién nacidos registra la maternidad del Hospital Regional de Talca, luego que una matrona escribió el brazalete de un bebé con el nombre de una madre equivocada. Se trata de la mamá Johanna Lara Córdova (27) y su esposo Jorge Yáñez Blanco. Fue Yáñez quien después del nacimiento logró advertir lo ocurrido al examinar la pulsera identificatoria. "Lo llevaron para ponerle la pulsera, mi hijo lloró, fui a examinarlo, y descubrí el error", expresó Jorge Yáñez.

El subdirector médico, Patricio Vildósola, aseveró que no hubo cambio de bebés y que el sistema de seguridad implementado no falló. Explicó que si bien el nombre fue escrito mal por la matrona de turno, se hubiera detectado lo ocurrido, porque luego serían comparados los códigos alfanuméricos (2 letras y 4 números) de los brazaletes, antes del egreso de los pacientes. Se inició una investigación, y la funcionaria involucrada sería sancionada. Todo se habría originado porque se juntaron dos fichas de madres.

NARCISO DONOSO

FUENTE
http://diario.elmercurio.cl/detalle/index.asp?id={c18d2b32-e874-44f3-845a-120b7d58d304}

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net