Wide Blog Theme

02.10.09

Adolfo Millabur lanzó en Nueva Imperial su campaña a Diputado

Categories: Lafkenche

Una rogativa seguida de un acto político marcó el comienzo de la campaña del candidato a diputado por el Distrito 51, Adolfo Millabur Ñancuil. Cerca de doscientos dirigentes mapuche-lafkenche reunidos en el Centro Educacional AFKIMUN, entregaron su apoyo al ex alcalde de la comuna de Tirúa. Francisco Huenchumilla, candidato al Senado, también respaldó opción parlamentaria de Millabur.


AZKINTUWE - NUEVA IMPERIAL, WALLMAPU - 03 / 10 / 09

Cerca de doscientos dirigentes mapuche-lafkenches entregaron su apoyo al candidato a diputado por el distrito 51, Adolfo Millabur Ñancuil, ello durante el lanzamiento de su campaña en el Centro Educacional AFKIMUN de Nueva Imperial. El dirigente estuvo acompañado del ex alcalde de Temuko y candidato al Senado, Francisco Huenchumilla Jaramillo, quien respaldó opción parlamentaria del ex alcalde de la comuna de Tirúa.

Una rogativa seguida de un acto político marcaron el comienzo de campaña del candidato al Parlamento en las próximas elecciones de diciembre. El interés de la comunidad se expresó en la masiva presencia de dirigentes de Carahue, Cholchol, Freire, Nueva Imperial, Pitrufquén, Puerto Saavedra y Teodoro Schmidt, que junto a destacados artistas locales como "el hombre pájaro" Lorenzo Aillapan, la música del grupo Arrebol y Joel Maripil, presenciaron el comienzo de la lucha por un cupo parlamentario para el representante mapuche.

Apoyado por los encargados territoriales del comando del candidato presidencial y ex PS, Marco Enriquez Ominami, Millabur expuso sus propuestas de campaña, que contemplan el cambio de la constitución impuesta en 1980, un cambio en las relaciones entre el Estado y los pueblos originarios, subvención a la pequeña agricultura, revitalización de las iniciativas ciudadanas y un fuerte apoyo a la reforma de la legislación vigente para proteger la administración de los recursos naturales, además de una protección a la producción alimenticia para asegurar la soberanía y seguridad alimentaria.

El dirigente Lafkenche y promotor de la ley que protege el uso y el acceso de las comunidades indígenas al borde costero (Ley 20.249), coincidió con el candidato a senador, Francisco Huenchumilla, sobre el momento crucial que se vive en la actualidad para obtener una representación mapuche en ambas cámaras del Parlamento chileno.

Rosendo Huenuman, diputado mapuche de la década del setenta, se refirió a la importancia de generar conciencia en la comunidad del País Mapuche para que los parlamentarios mapuches sean electos y generen cambios tanto para el campesinado como para los habitantes de la ciudad, privilegiando los intereses colectivos, además de un uso sustentable de los recursos naturales. Adolfo Millabur fue alcalde durante tres períodos consecutivos de la comuna de Tirúa, sector sur de la VIII Región.


PROPUESTAS

Nueva constitución: La constitución política del Estado es un pacto social de la población, sin embargo la que actualmente rige nuestro país fue impuesta en 1980, elaborada por un sistema no democrático, que excluyó a los diferentes sectores sociales. Es decir, sin ninguna  participación de la ciudadanía y menos del pueblo mapuche. La forma de entenderse debe ser mediante el establecimiento de nuevas reglas del juego, donde sean incluidos todos y todas, hombres y mujeres de este territorio llamado Chile, establecido en los principios de un país plurinacional y democrático.

Relación Estado-Pueblos Originarios: Avanzar hacia una solución para la relación entre el Estado y los Pueblos Originarios, envuelve necesariamente un relacionamiento que incluya un diálogo franco, fraterno y de buena fe, que implique transparentar y reconocer  los abusos y atropellos que han sido objeto durante doscientos años los derechos de los pueblos originarios por parte del Estado. Toda decisión que afecte o implique los intereses del pueblo mapuche debe ser previo acuerdo de las partes,  tomando en cuenta los estándares internacionales en materia de derechos indígenas, teniendo como base mínima la Declaración de Derechos de Pueblos Indígenas de la ONU y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Importancia de los recursos naturales: En los tiempos actuales, los pueblos aseguran su libertad y soberanía en la medida que sepan administrar de manera adecuada, respetuosa  y sustentable  el uso de sus recursos naturales, privilegiando los intereses colectivos por sobre los individuales y los nacionales por sobre los transnacionales. Se hace necesario abordar  un debate público en torno a algunos recursos naturales estratégicos: el agua, los recursos minerales del subsuelo, el bosque y los recursos marinos.

Soberanía y seguridad alimentaria: Observando la realidad internacional, no podemos dejar de no tomar precauciones en torno a uno de los derechos esenciales del ser humano: alimentarse. Es un desafío país regular y promover la producción de alimentos a nivel interno para satisfacer las demandas de la población, y no estar expuestos a las crisis mundiales que provoquen descalabros  similares  a la crisis financiera, donde los cotizantes de AFP perdieron millones sin que nadie haya tomado un resguardo para anticiparse a este tipo de hechos. Ante cualquier eventualidad, el país debe tener garantías para satisfacer  a su población, así como los  instrumentos jurídicos adecuados para proteger la producción nacional.

Subvención a la pequeña agricultura: En la producción de madera, a través del decreto 701,  el Estado se hace cargo de subsidiar el 80% de la inversión inicial de cada hectárea de monocultivo a las grandes empresas forestales. Por su parte, la ley de riego garantiza a la gran y mediana agricultura la devolución del 80% de la inversión en materia de riego tecnificado. No hay que sólo  subsidiar en fertilizantes sino modificar la ley de riego para tecnificar la producción en la pequeña agricultura, acompañado de una política de ampliación  de tierras.

Mandato ciudadano: En una democracia plena, la máxima autoridad son los ciudadanos. El voto es una delegación de poder. Por tanto, la ciudadanía debe tener los instrumentos jurídicos para revocar de manera anticipada la autoridad delegada. Otra de las facultades que deben tener los ciudadanos organizados, es poder presentar iniciativas legales, para ser analizadas y resueltas, en  carácter de obligatorio, por el Parlamento.


FUENTE

http://www.azkintuwe.org/oct031.htm

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net