Wide Blog Theme

19.10.09

Niños indígenas los más afectados por violencia policial contra mapuche : Desproporción en operativos en comunidades deja varios heridos e intoxicados enErcilla

Dos operativos policiales, realizados casi en forma simultánea en las comunidades mapuche de Temucuicui y José Guiñón, dejan decenas de heridos, entre ellos niños, e intoxicados por gases lacrimógenos.  Lonkos de ambas comunidades fueron detenidos, y existen denuncias de robo por parte de Carabineros.

Funcionarios de Conaf que realizaban una reunión en el marco del programa “Empleo Indígena” en Temucuicui, y representantes de organizaciones de derechos humanos norteamericanos que se reunirían con autoridades de la comunidad José Guiñón, fueron testigo de la brutalidad con la que actuó la policía.

Nuevamente la brutalidad policial fue protagonista de graves situaciones de violación a los derechos humanos del pueblo mapuche en la comuna de Ercilla, en la Región de la Araucanía.  El primero de estos hechos se registró en la comunidad de Temucuicui, donde efectivos policiales, sin exhibir orden judicial alguna, irrumpieron de forma imprevista y violenta contra una reunión en la que participaban cerca de setenta personas, incluidos niños y lactantes, en la escuela de la comunidad.

De acuerdo a la información de testigos, carabineros ingresó haciendo disparos al aire, y sin considerar que además del encuentro con funcionarios de CONAF, que explicaban las alternativas de su programa “Empleo Indígena” a varias familias mapuche, cerca de una treintena de niños se encontraran en una sala contigua en clases regulares en el establecimiento.

Horrorizados por lo que acontecía, tanto el lonko de la comunidad, Juan Catrillanca, como un funcionario de la entidad estatal salieran al exterior a pedir a los efectivos que detuvieran su desproporcionado accionar.  Sin embargo, éstos no solo no detuvieron el operativo, sino que dispararon a quemarropa a quienes intentaron repeler con piedras el actuar de carabineros.  El resultado fueron varios heridos a bala y perdigones, entre ellos niños, además de presentar muchos de ellos severos síntomas de asfixia en un clima que se “hacía irrespirable”.

En tanto, en la comunidad de José Quiñón, otro contingente llegaba de improviso deteniendo al lonko José Cariqueo, otros dos comuneros, y a su hijo de tan solo 13 años.  Mientras que a la machi, y esposa del lonko, se la mantenía esposada en el suelo y varios mechones de su pelo se encontraban esparcidos a su alrededor, dando cuenta de la violencia con que procedió a reducirla carabineros.  De estos hechos fueron testigos Pablo Ruiz, miembro de la Comisión Ética contra la Tortura, quien acompañaba a un grupo de atónitos representantes de organizaciones de derechos humanos norteamericanos que se reunirían con miembros de dicha comunidad.  Ante este feroz operativos, todos ellos se desplazaron a la comisaría a donde fueron trasladados los detenidos, para procurar salvaguardar su integridad.

Lonko y werken de Temucuicui detenidos

En contacto telefónico con el Observatorio Ciudadano Marcelo Catrillanca, de la comunidad de Temucuicui, quien fue testigo ocular relató los hechos.

¿Qué fue lo que ocurrió?

Nosotros estábamos reunidos junto a varias familias de la comunidad en la escuela con un equipo de CONAF, porque ellos estaban firmando unos contratos del programa empleo indígena, eso aproximadamente a las 13:30 o 14:00, cuando llegó carabineros y al pasar por aquí empezó a amedrentar a la gente comunidad adentro reunida.  Abrió fuego, empezó a disparar, dejando varia gente herida.

¿Qué tipo de heridas?

Hay un peñi que está herido con balas.  Carabineros disparó a morir no más, nosotros estábamos dentro del colegio y entonces dispararon.  Esto ha sido un golpe a la comunidad, una violación a los derechos humanos terrible.  Además detuvieron al lonko Catrillanca (Juan) y al werken (Mijael Carbone) de la comunidad.

Funcionarios de CONAF testigos de los hechos

Funcionarios de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), que se encontraban al interior del colegio también dieron cuenta del descomunal operativo.  Es el caso de Juan Paiva, supervisor técnico del Programa de emergencia de empleo indígena.

“Andábamos tres colegas implementando el programa y nos encontrábamos con alrededor de unas setenta personas al interior del colegio, familias enteras, con sus niños.  De pronto irrumpió carabineros con lacrimógenas y disparos”, relató.

De acuerdo al funcionario los primeros disparos fueron al aire, pero el efecto de los gases hizo que el “aire fuera irrespirable”, por lo que salieron al exterior a procurar que carabineros detuviera su actitud.

“Dentro del colegio había muchos niños, incluso lactantes, que producto de los bombas lacrimógenas se vieron muy afectados, a varios de ellos tuvimos que lavarle la cara con agua para tratar de calmarlos.  El aire era irrespirable.  El lonko trató de interceder, yo también salí a pedirles que dejaran de lanzar lacrimógenas pues había niños y uno de ellos me hizo una seña, y se alejaron un poco.  Se movilizaban en un minibús blindado y una patrulla, eran unos 20 policías”, relató.

Cuenta, además, que ante la persistencia de los gases y disparos, algunos comuneros respondieron arrojando piedras con sus manos, a lo que los efectivos respondieron “disparando a las personas directamente, al cuerpo”, recuerda todavía conmocionado.

Testimonios desde comunidad José Guiñón

Pablo Ruiz, de la Comisión Contra la Tortura, desde las afueras de la Comisaría de Collipulli, relató en exclusiva los hechos que le correspondió presenciar mientras esperaba la confirmación de los detenidos de la Comunidad José Guiñon.  Habían llegado cerca de las 15 horas a la comunidad junto a una delegación de organizaciones de derechos humanos norteamericanas cuando se encontraron con el operativo policial.

“Ellos (los carabineros) venían saliendo y nosotros llegando.  Nos encontramos con la machi Adriana Loncomilla, esposa del lonko José Cariqueo, que estaba amarrada esposas plásticas y con signo de haber sido golpeada.  Tenía pelo arrancado, supongo que por un forcejeo, y habían dos niños llorando, llorando impactados por la violencia policial que habían vivido”, relata.  Cuenta también que cuando llegaron había sangre en la tierra, que un niño fue golpeado y que tenía sangre en el chaleco y en el cuerpo, además de heridas en la espalda.

Posteriormente, cuando llegaron a la Comisaría, el jefe de unidad, Cristián Alarcón, les negó que el Lonko José Cariqueo y su hijo de 13 años, junto a Freddy Marineo y Luis Humberto Marineo estuvieran detenidos en Collipulli.  Ante lo cual les exigió que de haber un menor, de acuerdo a las leyes, lo tienen que soltar inmediatamente y poner ante la presencia de un adulto.

Relata a su vez que la machi pidió orden judicial cuando entraron a su casa y no se la mostraron, y que denuncia la sustracción de una importante suma de dinero desde una maleta.  “Las habitaciones tenían señales de haber sido allanadas, las cosas estaban en el suelo”, recuerda.  Mientras la machi preguntaba dónde estaba el SENAME, por la situación de su hijo, de quien desconocía el paradero.

“Calculo que eran más de 30 efectivos del GOPE, camionetas comunes, carros policiales y zorrillos.  Con la delegación teníamos agendado reunirnos con la comunidad José Guiñón a las tres de la tarde, que fue la hora a la que llegamos.  Cuando nos encontramos con carabineros, dijimos que éramos una delegación internacional de derechos humanos, nos pidieron esperar unos minutos y se fueron.  Cuando entramos vimos a la machi botada en el suelo del patio”, relató Ruiz.

Frente a la Comisaría de Collipulli se reunieron alrededor de 20 personas, la mayoría mapuche, reclamando por la libertad de sus familiares y pidiendo información.  Por lo que llamaron a la secretaria general de la Dirección General de Carabineros, reclamando por la negación de información a organismos de derechos humanos.

Contó que incluso una observadora llamó a la embajada de Estados Unidos, haciendo saber su protesta por lo que había ocurrido, pues estaban impactados por lo visto. La delegación la componían siete personas. Seis estadounidenses y una ciudadana colombiana, todos observadores de la Escuela de las Américas y del Equipo de trabajo y apoyo a las Américas.

Relato de la machi

También pudimos acceder a un contacto telefónico con la machi y esposa del lonko Cariqueo, quien relató la desproporción con la que se actuó contra su familia y vivienda.

“Yo estaba dentro de mi casa y de repente vi un carabinero y después dos carabineros y después tres y el cuarto me agarró y me saco para afuera (de la casa).  No pidieron permiso ni mostraron papeles, entraron para adentro como un pájaro que pilla la puerta abierta y entra, así entraron.  Matías (su hijo) estaba comiendo mote cuando los carabineros llegaron.  Le golpearon y sacaron sangre.  Me lo marearon, me lo amarraron de las manos.  El patio quedó todo ensangrentado con sangre de mi hijo”, relató aún entre llantos la machi Adriana Loncomilla.

“Todavía no he visto a mi marido.  Me dejaron amarrada en el patio, no me podía parar lamgen (hermana).  Me dieron vuelta todo lamgen, me dieron vuelta mi maletín con mis documentos y con 7 millones de pesos, me los sacaron del maletín.  Me sacaron pelo, estaba desparramado en el patio.  La ropa que llevaba puesta toda echa tira, por poco no me dejaron desnuda.  Estaban mi hija y mi hijo también en la casa”, relató la machi mientras esperaba respuesta en las afueras de la Comisaría.

 

Paulina Acevedo & Elías Paillan, Observatorio Ciudadano, 17 de octubre de 2009

FUENTE

Observatorio.cl

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net