Wide Blog Theme

27.11.09

Suprema aplica Convenio 169 y reconoce derechos de aguas ancestrales

Categories: Convenio169, Aymara, Aguas

Agua Mineral Chusmiza Es de Las Comunidades Indígenas Según Fallo de la Corte Suprema

Iquique, 27 noviembre 2009.-

Por: Ruth Carvone

 

La Subdirección Nacional Norte de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena, ha dado a conocer el fallo de fecha 25 de Noviembre de 2009 dictado por la Segunda Sala de la Excelentísima Corte Suprema de Justicia, que recae sobre la histórica demanda de reconocimiento de derechos ancestrales sobre las aguas de la Comunidad Indígena de Chusmiza Usmagama.

El contundente fallo de la Corte Suprema, rechazó con costas, sendos recursos de casación de forma y fondo interpuesto por la Empresa Agua Mineral Chusmiza en contra de sentencia de la Ilustre Corte de Apelaciones de Iquique de fecha 9 de Abril de 2008 que había confirmado íntegramente la sentencia favorable a la comunidad indígena dictada por el Juzgado de Letras de Pozo Almonte con fecha 31 de Agosto de 2006, por la que se reconocían sus derechos ancestrales a la totalidad de las aguas de la vertiente Socavón, ordenando su inscripción por un total de 10 Litros por segundo de carácter consuntivo, permanente y continuo a favor de la Comunidad.



En los aspectos jurídicos relevantes se puede señalar que la Empresa Agua Mineral Chusmiza S.A.I.C. solicitaba la nulidad de los fallos alegando que las sentencias de primera y segunda instancia favorables a la comunidad indígena, vulneraban su derecho a propiedad consagrado en el artículo 19 Nº24 de la Constitución Política por no reconocer sus derechos de aprovechamiento válidamente constituidos sobre las mismas aguas y ya inscritos en su favor.



Afirmaba además conculcados el artículo 2º transitorio del Código de Aguas ya que este procedimiento se debía aplicar sólo para regularizar derechos no inscritos y los de la especie estaban inscrito a nombre de la empresa, agregando que también se transgredían los artículos 20 y 121 del Código de Aguas y artículo 724,728 y 924 del Código Civil, ya que en virtud de estas normas resultaba imposible admitir que la comunidad pudiera adquirir la posesión de derechos inscritos.



Sostenía también que se habían quebrantado los artículo 64 y 3º transitorio de la Ley 19.253 (ley indígena) porque tales preceptos que atribuyen la propiedad y uso de las aguas a la comunidad indígena, exigen que las aguas se encuentren en terrenos de la comunidad y en el caso de autos las tierras donde se ubica la vertiente o socavón son de su propiedad al igual que los derechos que de ella emanan.



La consistente sentencia de la Excma. Corte Suprema, al rechazar los argumento s de la empresa Agua Mineral Chuzmiza , estableció:

Que el artículo 19 Nº24 de la Carta fundamental garantiza no sólo los derechos de aguas constituidos por acto de autoridad, sino también aquellos que han sido reconocidos en conformidad a la ley, a partir de distintas y especiales situaciones de hecho, entre las cuales emergen usos consuetudinarios de aguas reconocidos a favor de las comunidades Indígenas en el artículo 64 y 3º transitorio de la Ley Indígena.

Agrega la Corte que es útil dejar claro que la eventual ausencia de inscripción de los derechos de aguas consuetudinarios no acarrea su inexistencia sino sólo la falta de su formalización registral y así, precisamente porque el derecho existe, se le reconoce por la ley y sólo para efectos de tener certeza sobre su identidad, ubicación y precisión del uso, se ha creado un sistema de regularización que permite su ulterior inscripción.

Sostiene que el derecho de aprovechamiento de aguas reconocido a la respectiva comunidad Aymara es de carácter consuetudinario y anterior a cualquier constitución originaria por acto de autoridad de derechos de aprovechamiento de aguas realizada a favor de terceros y como corolario de ello, resulta previo al origen de los derechos inscritos de la sociedad recurrente.



Establece el fallo que los derechos reconocidos en conformidad a la ley, cuya adquisición se produce a partir de ciertos usos y costumbres, no requieren de la respectiva inscripción para la prueba de su existencia.

Afirma la sentencia que el reconocimiento de derechos que el artículo 64 hace a favor de las comunidades Aimaras y Atacameñas, no se refiere sólo a las aguas ubicadas en inmuebles inscritos de propiedad de la comunidad, sino también a las aguas que, no obstante estar situadas en predios inscritos a favor de terceros, abastezcan a la colectividad indígena, pues lo que esta norma busca proteger es, esencialmente, el abastecimiento de agua para dichas comunidades indígenas. Lo que se ve reforzado con lo dispuesto en el artículo 13 Nº 2 y 15 y 16 del Convenio 169 de la OIT que se refieren a la protección y al concepto de tierras y territorio en el sentido que cubre la totalidad del hábitat de las regiones que los pueblos interesados (indígenas) ocupan o utilizan de alguna otra manera, alcanzando la protección a todas las aguas que se emplazan en los territorios que, desde tiempos precolombinos, han sido ocupados o utilizados de alguna manera por las comunidades beneficiadas.



Concluye el tribunal Superior, que el Juzgado de Pozo Almonte y la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Iquique al aceptar la regularización de un derecho de aprovechamiento de aguas reconocido por la ley, no ha hecho más que asegurar a la Comunidad Indígena Aymara de Chusmiza-Usmagama el ejercicio de la garantía constitucional del derecho de propiedad sobre las aguas reconocido a su favor por el legislador.

Se debe hacer presente además lo siguiente:



Que esta contienda judicial resuelta ahora de manera definitiva por la Corte Suprema data desde el año 1996.



Que en este largo juicio la Comunidad estuvo patrocinada y representada por abogados defensores indígenas pertenecientes al programa de Defensa de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena.



Que los abogados que asumieron la defensa y representación de la comunidad en estrados fueron los señores Hernan Díaz V. en Segunda Instancia y don Jorge Curilem C. ante la Corte Suprema.



Que la segunda sala de la Excma. Corte Suprema, estuvo integrada por los Ministros señores Nibaldo Segura P., Jaime Rodriguez E. , Ruben Ballesteros C., Hugo Dolmestch U. y el abogado integrante Sr. Luis Bates H.

 

FUENTE

http://www.elamerica.cl/index.php?option=com_content&task=view&id=7601&Itemid=2

Pages: 1 · 2

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net