Wide Blog Theme

13.01.10

Gonzalo Rojas: Nosotros y ustedes (Museo de la memoria)

Categories: Politica de DDHH

EL MERCURIO
Miércoles 13 de Enero de 2010

Los museos normales seleccionan los objetos que forman parte de su colección. Lo hacen de acuerdo con su pertinencia y calidad. Un Vermeer, por magnífico que sea, no corresponde al Museo Van Gogh. Prima el objeto, se selecciona con objetividad.

En los museos de la memoria, la lógica es otra: son los sujetos los que importan. No todos los sujetos tampoco, por cierto. Se selecciona con un criterio claro: nosotros importamos; ustedes, no. Opera una subjetividad excluyente.


Por eso, desde una mirada presidencial, los objetos que muestran nuestro dolor, nuestros sufrimientos, nuestras derrotas, quedan incorporados. Lo importante para que figuren en las estanterías del museo no es fundamentalmente el período considerado (1973-1990), sino a quiénes se refieren esos objetos. A nosotros —afirmaría la Presidenta.

Y ustedes, ¿tendrían alguna muestra que postular para ser incluida en el museo? Sí. Los lanzacohetes encontrados a partir del 11 de septiembre del 73; las cartillas de instrucción para asaltar retenes, para asesinar carabineros, para fabricar bombas, para derribar torres; los fusiles de Carrizal Bajo; los autos destrozados de la comitiva de Pinochet, y...

No. Esos objetos no califican. Son de ustedes. Éste es un museo de nuestra memoria.
Paralelamente, el Estadio Nacional será intervenido con la misma lógica. Se dejarán unas cuantas gradas a la antigua, para recordar a los detenidos en ese recinto. Pero ninguna demarcación especial señalará el lugar en el que, apenas dos años antes y pocos metros más allá, el dictador Fidel Castro alentó la revolución violenta. El primero es un recuerdo nuestro: se conserva; el segundo es de ustedes: se desecha.

Como este mensaje ha sido claro desde el primer día que la Presidenta comunicó su iniciativa sobre la Memoria, al candidato Frei no le costó mucho sumarse, proponiendo una medida análoga: derogaremos la Ley de Amnistía.

Pero, con independencia de que se esté aplicando o no, alguien podría haberle recordado a Frei que ese decreto ley benefició también a cientos y miles de subversivos y terroristas por los actos cometidos antes de su dictación.

Señor candidato: ¿quedarán también ellos expuestos a ser investigados y penados? Nadie ha hecho esa pregunta, porque —legalismos más o menos— se sabe que en la mente de Frei el marco de referencia es obvio: los nuestros (sí, los terroristas y subversivos ahora son los nuestros) ya pagaron sus culpas o sus faltas ya están prescritas. Ustedes no, ustedes aún no pagan, y sus delitos nunca prescribirán.

Hasta ahí todo parecía conocido, pero ahora se ha sumado también la candidatura Piñera. No habrá funcionarios del gobierno militar en su administración, nos han anunciado.

¿Cuestión de edad? No. Para eso habría bastado algo más simple: no designaremos a mayores de 45, o algo parecido. Pero, de nuevo, el tema es nosotros o ustedes. Con nosotros podrían trabajar Fernando Flores y Jorge Edwards, porque colaboraron con Allende; pero en nuestro gobierno parece que no tendrían cabida —oh, qué complicada nómina— ni Larroulet, ni Chadwick, ni Cardemil, ni Larraín, ni aquellos alcaldes que nombró Pinochet. ¿Se habrá pensado incluso en una comisión de investigación de colaboradores con la dictadura, para evitar todo contacto con ellos o, al menos, solicitarles una retractación con el formulario Lavín? Una vez más: nosotros y ustedes.

Pero todo esto tiene al menos una dimensión positiva: que los jóvenes entiendan hoy, casi medio siglo después, cómo se polarizó Chile desde la dialéctica marxista del nosotros (explotados) y ustedes (explotadores). En ese sentido, la memoria será una lección de historia.

 

FUENTE

http://blogs.elmercurio.com/columnasycartas/2010/01/13/nosotros-y-ustedes.asp

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net