Wide Blog Theme

26.08.10

CAÑETE. Las centrales de paso en Cayucupil. Un ecocidio en territorio mapuche

Categorías: Hidroelectricas, Aguas

 

Por Luis LLanquilef  (Publicado en Lanalhue Noticias  25/08/2010)

 

El domingo 15 de agosto recorrimos la vertiente montañosa de Cayucupil, se esperaban autoridades locales, diputados y senadores, además de gente interesada en ver lo que se esta preparando allá arriba en el Pire Mapu, la cordillera de Nahuelbuta, fuimos una buena docena de interesados, entre ellos “Arauco TV”, y “La Voz de Arauco”, “El Alma de Cayucupil” y “Lanalhue noticias” (estos dos últimos asociados a la Red de Diarios Ciudadanos de Radio BioBío), una prensa local muy interesada en informar bien y con conocimiento de causa de lo que se viene.



Para mi todo resultó de gran interés, pude palpar desde su interior lo que se vive aun en lo que queda de cordillera de Nahuelbuta, lo primero es el silencio regenerador que invade, luego viene la vegetación nativa donde cada especie es un ser que te observa, cada vertiente u ojo de agua que cruzamos es un mundo lleno de vida, cada grieta que uno ve te recuerda las beligerancias de Kai-Kai y Tren-Tren, confrontación reciente que me trajeron de devuelta las palabras sabias de un Lonko hoy ya desaparecido, de seguro su Am (Alma) pernocta en estas frágiles cadenas montañosas de Kurantu Winkul (Cerro rocoso), recuerdo que me dijo un día:

nosotros somos los legítimos herederos de estas Montañas, hoy ocupadas por las forestales, porque el alma de nuestros ancianos aquí descansan, porque ella es la serpiente Tren-Tren refugio de nuestro pueblo que surge de la tierra para salvarnos de las aguas de la serpiente Kai-Kai. Nosotros pertenecemos a estas montañas, aunque vivamos hoy cerca de la costa empujados par la colonización, las familias de nuestras comunidades llevan el nombre de Wunu-Pûlli, el espíritu del cielo, y a ese cielo no se llega que desde estas montañas”.

La verdad es que con esta reflexión que más me parece profecía, hoy como mapuches estamos mas lejos que nunca de las ideas occidentales de relación con la naturaleza.

Definitivamente, en cada proyecto de desarrollo que según se nos dice permite el crecimiento económico del país, vemos como se desconocen las interpretaciones profundas que tienen los mapuches del funcionamiento de su sociedad y de su territorio, por ende del Ikro fil Mongen, asunto que es para nosotros un derecho y un deber que hay que cumplir.

Considero y creo necesario que esto se entienda, así se situará con fundamento nuestra oposición a la construcción de estas centrales hidroeléctricas de paso, para nosotros este concepto, Ikro fil Mongen, es el medio ambiente con sus elementos naturales, la biodiversidad, todo aquello que posee una forma de vida en el universo físico, pero al mismo tiempo en el universo social, donde hombre y naturaleza coexisten e interactúan.

En el mundo occidental el Ikro fil Mongen es traducido por biodiversidad, sin embargo desde la vision mapuche, Mognen significa la vida y el mundo de vivientes. Ikro por su parte indica la totalidad sin ninguna exclusión y Fil es la integralidad sin fraccion. El concepcto Ikro fil Mongen se refiere entonces al conjunto del mundo viviente comprendido en su exactitud y unidad.

En el caso de Cayucupil y la construcción de esas represas, la importancia del Ikro fil Mongen radica, entre otras cosas, en que este se sitúa en tres espacios, el Wenumapu, la tierra del cielo, donde residen los vientos y los espíritus. El Ranguimapu, la tierra del medio, que es el espacio donde permanecimos. Y el Minchemapu, la tierra de abajo donde descansan y habitan los espíritus de los antiguos, sus Pûlli.

Dicho de otra manera, el Ikro fil Mongenno engloba solamente un conjunto de vivientes sino las relaciones construidas entre los hombres y el medio natural, no existiendo oposición entre un espacio de especies vivientes y un espacio de naturaleza inanimado como Montaña, Lagos, ríos, vertientes, etc., ya que en todos estos espacios para nuestra cultura, es el lugar donde residen los espíritus y una forma de vida del Am (alma).

Esta es la convicción que nos obliga a respetar y defender el Ikro fil Mongen ya que destruirlo significa destruirnos, por eso es para nosotros un derecho y un deber, sus códigos están definidos en el Ad-mapu, que a su vez es un conjunto de principios y códigos de conducta que velan sobre la relación entre el hombre y la naturaleza.

ANTECEDENTES.

Ese domingo camina con mapa e informes a la mano, nuestro amigo Edgardo Flores, un botanista enamorado de la naturaleza que ve, igual que nosotros, que con toda esa vegetación nativa que será destruida, lo se que se morirá será una parcela mas de vida.

Entre sus informes esta el de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y el de Monumentos Nacionales, sus conclusiones son un versículo repetitivo de la argumentación que el sistema neoliberal utiliza para este tipo de casos, ninguno de ellos hace referencia o considera que Cayucupil es un espacio ecocultural mapuche.

Desde el punto de vista de la legalidad, Monumentos Nacionales a través de su ORD: Nº 4827 de fecha 12/11/2009 concluye que “una alta densidad de vegetación no deja observar posibles sitios de carácter patrimonial”. Y que los 26 sitios que existen ya identificados están fuera del área de intervención de las obras de la mini central hidroeléctrica, lo que llama poderosamente mi atención es que este informe fue entregado 3 meses después que el Convenio 169 de la OIT fuera promulgado como ley de la republica, eso significa que fue ignorado.

Definitivamente para ellos, CONAF y Monumentos nacionales, el Ikro fil Mongen no existen, su mirada occidental de desarrollo no concibe la existencia de otra sociedad, de otra cultura, de otra vision de mundo y de vida, ello es lo que me conduce a decir que seguimos siendo desde estas instituciones ignorados, segregados y excluidos. Y cuando eso pasa, puedo decir con plena cabalidad que esta sociedad en la que nos encontramos insertos es y seguirá siendo desde sus propios servicios públicos, altamente racista.

Resumiendo y considerando las cosas desde la mirada mapuche de la vida, creo necesario enumerar lo que este proyecto nos destruye y con ello vulnera el Convenio 169 OIT;

? Se destruirá un Leufu (río), torrente de agua (ko) que recorre distancias atravesando distintos lugares en los que se desarrollan distintos tipos de vida (mogen), distintos tipos de vegetación (kom adanûmka, aves (Unûm), animales (Kujin), insectos (Ichike). Para los mapuches el agua correntosa de un Leufu (río) tiene poder curativo de limpieza y de descarga espiritual por la fluidez y su transparencia en personas, animales y espacios fisicos como la casa, patio, caminos, senderos, etc.

? Se morirá el Gunen, la fuerza y poder que establece un Ngen (espíritu) en un espacio natural, regla que hace que un mapuche no sea dueño de la naturaleza sino parte de ella.

? Se morirán los siguientes Ngen (espíritus); Ngen mapu, espíritu de la tierra; Ngen Winkul, espíritu de la montaña, Ngen Mawida, espiritu del bosque nativo; Ngen Kurra, espiritu de la piedra; Ngen ko, espiritu del agua; Ngen Trayenko, espiritu de la vertiente; Ngen Kurruf, espiritu del viento; Ngen Kullin, espiritu de los animales; Ngen Uñum, espiritu de los pájaros; Ngen Lawen, espiritu de las plantas de medicinales.

? Se destruirán extensos Wallentu y Maquentu, bosques de Hualles y Maqui.

? Se destruirán Walves, zonas de inundación temporal que permanecen húmedas todo el año donde crecen Foyentus, bosques de Canelos y Mirtáceas.

? Se destruirá Lawen Mawida, especio de monte y montaña donde abundan especies nativas y hierbas variadas de Kechu Lawen, Foki Lawen y Marnuj Lawen.

? Se destruirá un conjunto de Trayenko y Chayaco, lugar de nacimiento de vertientes que brotan de la tierra escurriéndose por los cerros en forma de hilos de Ko (agua), unidas forman cascadas cristalinas que tienen fuerzas espirituales y naturales que simbolizan la renovación de un ser.

? Se destruirá un Lil (Quebrada) en la que se encuentra una gran variedad plantas y hierbas medicinales, este es un espacio que posee fuertes pendientes y paredes rocosas.

? Se afectara la recolección de Lawen, los remedios; la Pinaxa, los hongos del Coigüe; el Diweñe, hongo del Hualle; la Mutilla; Chupon; Coigüe; Avellana; Nalca; Maqui; Changle.

? Se afectara un Kuel, espacio donde descansa el Pulli (espiritu) de los Lonkos y su Alwe, alma, de una persona importante del pueblo mapuche.

? En las tierras bajas se verán afectados los espacios eco culturales de las comunidades y sus distintas actividades espirituales, ello afectara directamente a Machi, Ngenpin, Kimche, Lawentuchefe, Ngentauchefe y los Eltun (cementerios).

FIN DEL VIAJE

Son las cuatro de la tarde y para finalizar mi recorrido me voy raudo a la casa del Lonko Juan Viluñir de la comunidad Rukañirre, en una extensa y profunda conversación me expresa su preocupación, desazón y tristeza por el ecocidio que se pretende cometer, juntos antes de separarnos nos preguntamos ¿Seguirá en esta sociedad pesando mas la irracionalidad desarrollista que la mirada espiritual mapuche?, el tiempo, solo el tiempo lo dirá.

Pero antes, debemos decirles que la idea que la tierra tratara los hombres como los hombres la han tratado, no es para los mapuches solo algo simbólico, sino que una certitud, que obedece por su puesto a los principios del Ikro fil Mongen, quien no entienda esto, lo invito a recordar lo vivido el 27 de febrero, fecha que espero este aun fresca en sus memorias.

 

FUENTE

http://ln.fica.cl/muestra_noticia.php?id=5384

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net