Wide Blog Theme

15.09.11

Mahani Teave En búsqueda de la perfección

Categorías: Rapa Nui

La virtuosa pianista pascuense es el nuevo y primer rostro de Umbrale. Además de poseer una dulce belleza, es actualmente la única artista de Isla de Pascua que se dedica a la música clásica y es reconocida desde Alemania a la Antártica.

Tenía 9 años y, para su suerte, poca vergüenza para abordar a una desconocida... Así, después del colegio, Mahani se colgó la mochila al hombro y en compañía de una amiga partió a golpear la puerta de una mujer alemana recién llegada a Isla de Pascua, porque desde hacía algunas semanas había oído los rumores sobre el traslado de una pareja de europeos y no pudo resistirse la curiosidad. 

También sabía que habían traído un piano y que ella había sido profesora de música antes de retirarse. Mahani ya había tenido un primer acercamiento con este instrumento, en Estados Unidos, cuando visitaba a sus abuelos maternos. Un precioso piano Steinweg en el que su abuelo, músico amateur, componía. Para ella solo era un juguete al que se le podían arrancar lindos sonidos. En él aprendió "Frère Jacques", canción con la que debutó -a un dedo- ante la mujer alemana en su primera visita. Luego de ese encuentro, le suplicó a su mamá que la inscribiera en clases de piano y ante tanta insistencia, la profesora no tuvo más alternativa que acceder, aunque reticente. La práctica se haría difícil al no tener un piano con el que ensayar a diario. "Mi mamá le dijo que me enseñara un poquito y que me iba a aburrir pronto". Pero eso nunca pasó. Mahani Teave hoy es una reconocida pianista en todo el mundo y, en Chile, la llamada heredera del talentoso Roberto Bravo.


Su aprendizaje fue rápido, quizás demasiado. Todo gracias al simple hecho que su tutora no tenía música para niños. Con eso se saltó los cerca de 10 años de preparación infantil. El '92 una inesperada visita de Bravo a Isla de Pascua cambió sus planes de vida.

-Se dice que eres como una heredera del talento de Roberto Bravo. El te apadrinó en tus comienzos. ¿Cómo lo conociste?
-Fue de esas cosas que van ocurriendo en la vida y cambian el destino. Un amigo de la familia escuchó que venía un pianista famoso y me incentivó a escribirle para que me escuchara y lo conociera. Yo era súper tímida y le hice caso. Creo que él se conmovió. Pensó que no podía dejar botada a esta niña en la isla. Dijo que iba como fuera, aunque tuviera que llevar el piano de su casa y financiándoselo él mismo. Eso fue bonito, pensándolo bien. Había la intención de un sacrificio, aunque ni siquiera nos conocíamos. Al final todo se resolvió mágicamente y dio el primer concierto de piano en la isla. Los días que estuvo ahí, me escuchó y dio clases. Conversó con mi mamá y nos motivó a ir a Valdivia, le sugirió que ahí el cambió no sería tan drástico. A ella le faltaba el último empuje para hacer un cambio importante en la vida. Estuve ahí desde 1993 al año 2001.

Gran embajadora

Mahani lleva tres años en Berlín y está a meses de completar sus estudios en la prestigiosa Academia de Música Hanns Eisler. No tiene rutina. Solo le gusta estudiar de noche, cuando Berlín y su energía se duermen. Pero esta no es la primera vez que está lejos perfeccionándose. Uno de los períodos que recuerda como más rudos, pero enriquecedores, es mientras estudiaba en Cleveland, con el temido profesor Sergei Babayan. "El era bien estricto, pero eso no es lo que destacaría. Hizo que me enamorara de la música. Antes de conocerlo, no entendía esto de sacrificarse tanto. De repente vi el ejemplo viviente de alguien que ama la música, que hasta la última célula de su cuerpo vibra por ella. Es capaz de sacrificarlo todo. Nunca había estado en presencia de alguien que se pueda enfurecer tanto porque destruyas estos tres compases que son tan maravillosos", recuerda.

-Como embajadora de la cultura rapa nui, ¿qué te interesa que se sepa de la isla?
-La mayoría de los turistas va solo por ver los moais, pero no sabe que este fue el único lugar de la Polinesia que desarrolló una escritura, que había todo un sistema astronómico súper desarrollado, que hay miles de petroglifos, muchos de ellos con significado astronómico. La isla es un museo al aire libre. Es deber de los turistas informarse bien. Muchas veces cuando pisan un petroglifo, están pisando un dibujo de hace 300 años.

-Eres parte de un documental que muestra la historia de seis jóvenes chilenos que han triunfado en el exterior, ¿cómo ha sido esta experiencia?
-A Adrián Silva (documentalista) lo conozco hace varios años. Comenzó a hacer otro documental en 2004, que empezó con un concierto de Roberto (Bravo) y mío en la isla. En un principio, la idea era el regreso después de estos 12 años, trayendo simbólicamente el arte que había ido a aprender afuera. Pero Adrián se dio cuenta de que había mucho más que se podía hacer, ocupar el concepto para motivar a jóvenes a que con esfuerzo pueden lograr lo que quieran. Todo este tiempo hemos estado grabando varias cosas, entrevistas, algunos conciertos, pero faltaba darle un gran final. Eso será ahora en diciembre, con mi examen final, con orquesta y en una de las mejores salas de Berlín, con un gran director de orquesta. Entre medio, a un amigo se le ocurrió hacer un documental con seis personajes. El se entusiasmó, se fue a Berlín y lo hicimos. Primero se fueron a París a hacer al poeta Jorge Cid. Esto fue un gran honor, porque hay mucha gente a la que le está yendo muy bien. Que me elijan es un incentivo para hacerlo bien.

-¿En qué escenario sueñas con estar?
-La música está por sobre el escenario o de cualquier persona. Solo estoy trabajando constantemente para llegar a la perfección, no técnica, sino a la esencia misma de la música. Ese es mi trabajo diario y sé que nunca voy a llegar, en toda mi vida, pero de todas formas voy acercándome. Si llego a tocar en una gran sala, súper bien, en diciembre toco en una gran sala, acá en Santiago he tocado en el Teatro Municipal, he tocado en buenos lugares y conocido a buenos músicos y eso me hace feliz, pero como sueño individual... no sé, quisiera ver a la gente que quiero feliz.

-¿Cómo ha sido esta experiencia de ser el primer rostro de Umbrale?
-Fue una gran sorpresa. Como a Chile vengo por muy poco tiempo, prefiero estar con mis amigos y familiares, entonces no voy mucho de compras. Cuando me escribieron de Umbrale, no conocía la marca y me metí a mirar fotos de la ropa y me encantó. Les conté a mis amigas, que la conocían perfectamente y me dijeron que era justo mi estilo. Pero vi las fotos del año pasado y casi me muero. Pensé: ¿quieren que aparezca así?, ¿calificaré?, ¿tendré que empezar a hacer ejercicio? Pero la experiencia de las fotos fue súper entretenida. Los nervios que tenían eran similares a los de estar preparando mi examen. Nos fuimos a San Pedro de Atacama por dos días, con un equipo de nueve personas trabajando a full todo el tiempo, con ideas súper creativas. Todo súper profesional. Yo no lo podía creer, porque no conozco el medio. Me encantó y feliz lo haría de nuevo. ■


Por: Fernanda Quinteros / Fotos: Bárbara San Martín

09/2011

http://www.cosas.com/index.php?option=com_content&view=article&id=5771:mahani-teave-en-busqueda-de-la-perfeccion&catid=333:septiembre-2011&Itemid=28

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net