Wide Blog Theme

20.11.09

Una ministra de otro planeta

(Por Alejandro Navarro) Tras la aprobación express que logró de la nueva institucionalidad ambiental, mediante la aplicación de la vieja pero vigente fórmula del acuerdo con la derecha, la ministra de medio ambiente, que en realidad hasta ahora era una ministra sin ministerio, ha dejado traslucir todo su alegría y orgullo señalando que “este es un avance sin precedentes para el medio ambiente en Chile. Hoy podemos decir que el país ha dado un nuevo paso hacia el desarrollo sustentable. Estamos siendo capaces de crear una institucionalidad ambiental más moderna y eficiente. Ahora los temas ambientales no podrán estar ausentes en las grandes decisiones del país".



Curiosamente afirmó que ahora “tenemos la institucionalidad que nos merecemos”. La verdad es que muchos pensamos que nos merecíamos y nos seguimos mereciendo una mejor.

Para variar, y como está de moda, se dijo que la creación de este nuevo ministerio servirá para consolidar nuestro ingreso a la OCDE, cosa que resulta más bien dudosa considerando el perfil altamente sustentable y verde que tienen muchas de las naciones que integran esa organización y que tienen leyes e institucionalidades bastante más avanzadas que esta que la ministra, Longueira y Allamand acaban de aprobar.

De hecho, el informe 2005 de la OCDE le recordaba a nuestro país varios temas pendientes: establecer un sistema eficaz de ordenamiento territorial, considerar el otorgamiento de un incentivo financiero positivo a las energías renovables no convencionales, reducir aún más el impacto ambiental del sector minero, mejorar la protección ambiental y sanitaria en la acuicultura, mejorar la participación ciudadana en las evaluaciones de los proyectos y la evaluación ambiental estratégica de planes, políticas y programas, ratificar y ejecutar tratados internacionales, entre otras muchas recomendaciones, algunas de las cuales siguen en lista de espera. 

Pero fiel a su estilo también hizo llegar un correo a los funcionarios de la Conama donde agradeció a todos “por este tremendo logro histórico”… en que “ustedes serán protagonistas”. Un logro que, según la ministra, es producto del trabajo de todos los funcionarios de la Conama, esos mismos que no tienen la certeza de ser traspasados a la nueva cartera.

Como se ve tenemos una ministra que derrocha felicidad tras la meta alcanzada, sin importar mucho los medios.

Quizás por eso, tras la aprobación de “su” ministerio arremetió con una campaña que sin lugar a dudas pretendía mostrar la eficiencia y preocupación de su servicio: “Chile necesita gente de otro planeta”. Y aunque la campaña tiene que ver con motivar a los chilenos y chilenas a preocuparse de los efectos del cambio climático, la verdad es que inicialmente sólo escuchando o leyendo el nombre, la verdad es que más bien parecía una campaña destinada a buscar nuevos electores para la Concertación.

Bastante curioso este nombre que más que apelar a modificar la conducta de los compatriotas para evitar efectos negativos en nuestro medio ambiente, parece invitar a un “desalojo” medioambiental de aquellos que no asuman la necesidad de desarrollar conductas más responsables. En todo caso, al igual que la campaña de ahorro de energía que se hizo tiempo atrás por el otro ministerio que aún no es, el mensaje sólo va dirigido a los ciudadanos comunes, sin mencionar la responsabilidad mayor que debieran tener las grandes empresas, como las mineras, en el manejo sustentable de recursos naturales como el agua.

Tal como lo señalaba un logo en el correo institucional de la ministra “Chile quiere un ministerio de medio ambiente”. Sin duda que eso es así, pero en lo que no coincidimos es en el tipo de ministerio que queremos muchos chilenos, un ministerio al que le brotó un tribunal medioambiental como imposición de la derecha en la negociación del cumplimiento de meta de la ministra, que surgió como idea del sector privado luego del episodio de la central Campiche en Puchuncaví y que sólo busca restar fuerza y capacidad a la superintendencia del medio ambiente recién creada.

Por cierto también queríamos un ministerio donde el tan manoseado concepto participación ciudadana no siguiera retumbando en el vacío legislativo, pero lamentablemente también fue sacrificado en aras de este “logro histórico” que la ministra nos invita a celebrar.

Ciertamente queda mucho por hacer. Para ello deberemos seguir escuchando a la ciudadanía y a las organizaciones medioambientales que trabajan por el bien común más que por el financiamiento de sus proyectos. En ese camino, al menos por como se han dado las cosas hasta ahora, necesitaremos una ministra (o un ministro) de otro planeta.

 

FUENTE

http://blog.latercera.com/blog/anavarro/entry/una_ministra_de_otro_planeta

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net