El Bicentenario de la República merece una celebración que dé realce a la fecha y que constituya un hito en la memoria de los chilenos. Desde hace años se viene hablando acerca de qué tipo de festejos tendrán lugar y qué obras públicas darán cuenta del hito, pero hasta ahora lo que se ha hecho es muy poco.

No todos los gobiernos le han concedido la importancia requerida y ello se ha traducido en que el país se aproxime a una celebración que probablemente no dejará un legado relevante, en términos de edificios, monumentos para la posteridad o celebraciones de significación. Más aun, el terremoto de febrero obligó a alterar las prioridades y las autoridades que asumieron en marzo se han encontrado con un presupuesto que ya fue ejecutado en 70% y con que la comisión creada para preparar los festejos no ha realizado un trabajo productivo.

Esta lamentable situación marca un contraste fuerte con lo ocurrido en 1910, cuando se celebró el Centenario. En esa oportunidad, las autoridades fueron capaces de planificar el levantamiento de importantes edificios y obras públicas que -aunque no siempre fueron abiertos exactamente ese año- perduran hasta hoy y dan cuenta de la importancia que sucesivos gobiernos de la época le dieron a la celebración.

La Comisión Centenario fue constituida en 1894, bajo la presidencia de Jorge Montt, y reimpulsada en 1905, en la administración de Germán Riesco. El levantamiento del Museo de Bellas Artes y del Palacio de Tribunales, por ejemplo, fue decidido en la gestión de Federico Errázuriz Echaurren, mientras que buena parte de la construcción se llevó adelante en las de Riesco y Pedro Montt, y las inauguraciones se produjeron tras la elección de Ramón Barros Luco. Diferentes gobiernos planificaron y ejecutaron tareas a largo plazo, superando los desafíos coyunturales.

Ese espíritu se echa de menos hoy. Muchas de las obras concebidas por la administración Lagos para festejar el Bicentenario eran de magnitud, pero mostraban escasa rentabilidad social, como el puente sobre el canal de Chacao. Otras, como la Plaza de la Ciudadanía, fueron descontinuadas por el gobierno de Michelle Bachelet, que buscó orientar las celebraciones hacia un estilo ciudadano que terminó diluyendo toda acción relevante. Por último, la Comisión Bicentenario, creada hace una década, no promovió una agenda de celebraciones significativas, contentándose con la edición de algunos libros y otras tareas en algunos casos valiosas, pero de escaso impacto social.

Sólo la remodelación del Estadio Nacional -que, increíblemente, verá reducido su aforo a dos tercios de su capacidad-, algunos estadios en regiones y el futuro Centro Cultural Gabriela Mistral servirán como testimonios de una celebración más bien modesta.

La sola constatación de esta realidad por parte de la jefa de asesores de la Presidencia despertó polémica esta semana, incluyendo una sentida réplica del ex mandatario Ricardo Lagos. Aunque éste tiene razón al recalcar que el Bicentenario debe ser animado no sólo con hitos materiales, es indesmentible que la solemnidad no estará marcada por inauguraciones de grandes obras y que la comisión no realizó una labor productiva.

Más allá de las polémicas está el hecho de que Chile se ubica a las puertas del desarrollo y tiene la expectativa de acabar con la pobreza en 2020. Esos importantísimos logros, producto de la adopción de políticas adecuadas y del avance institucional, deben ser motivo de orgullo, pero ameritaban un reflejo en otros ámbitos que aportan a la historia e identidad nacional.

Ello no significa, por supuesto, que los chilenos deban resignarse a no festejar. El gobierno ha anunciado que organizará actos ciudadanos y ceremonias, así como que intentará sentar las bases de algunas obras relevantes que debieran ser desarrolladas en el futuro próximo. Este tipo de actividades y decisiones podría ayudar a rescatar en parte el brillo que la efeméride exige y que la ciudadanía espera para conmemorar como corresponde los 200 años de vida republicana.

FUENTE

http://diario.latercera.com/2010/05/30/01/contenido/21_28393_9.shtml

Noticias y crónicas sobre "La pensee chilienne"

Search

XML Feeds

Enlaces