Wide Blog Theme

20.03.10

Maremoto y ocupaciones costeras

Señor Director:

Llama la atención la rápida destitución y reemplazo del director del SHOA junto a la también inmediata reestructuración que reemplazó al Estado Mayor de la Armada por la Directemar como supervisor directo del organismo cuestionado. La curiosa prontitud de tales medidas no permite justificarlas como el resultado de una revisión serena, ordenada y rigurosa, sino más bien a un apresurado “corte del hilo por lo más delgado” en medio de una emergencia.

La Directemar —organismo directamente responsable del resguardo y fiscalización del borde costero en Chile— ya venía siendo cuestionada por sus funciones fiscalizadoras, especialmente por ocupaciones costeras ilegítimas que por años han sido toleradas e incluso defendidas por la misma autoridad marítima y sus asesores legales.


Parte importante de las pérdidas humanas y materiales causadas por el maremoto no está únicamente relacionada a la ausencia de una alarma oportuna o de planes de contingencia, sino también a una deficiente fiscalización que permitió ocupaciones costeras irregularmente habitadas sin condiciones de seguridad para enfrentar fenómenos naturales previsibles, como el maremoto ocurrido.
¿Qué se debería esperar si un maremoto similar azotara, por ejemplo, la costa de la III Región?, ¿correspondería al Estado reponer las pérdidas y hacerse cargo de las eventuales víctimas que ocupan las tomas ilegales que continúan proliferando en toda su costa? Bastaría con analizar el caso hipotético de los ocupantes veraniegos de Puerto Viejo, localidad costera vulnerable también conocida como “la toma más grande de Chile”, para evaluar el problema y determinar responsabilidades.

El resguardo de un bien nacional tan importante y valioso como nuestro borde costero requiere la debida coordinación de autoridades tan diversas como ministerios de Defensa, Bienes Nacionales, Medio Ambiente, Salud y Vivienda, además de municipalidades y autoridades regionales, por nombrar algunas. Pero en Chile es la Directemar la única autoridad directamente responsable de su efectiva ejecución. El Estado, como último responsable, debiera velar para que dicho organismo cuente con los recursos y competencias necesarios.

Esperemos que no sea otra catástrofe la que se encargue de recordar a nuestra generación, la de nuestros hijos o la de nuestros nietos, que prevenir es mejor que lamentar.

José Antonio López V.

EL MERCURIO

Cartas
Sábado 20 de Marzo de 2010

FUENTE

http://blogs.elmercurio.com/columnasycartas/2010/03/20/maremoto-y-ocupaciones-costera.asp

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net