Wide Blog Theme

22.03.10

R. Lüders ex mInistro de la dictadura propone vender CODELCO y otros activos estatales para 'reconstrucción'

'El Fisco tiene reservas y otros activos prescindibles que cubren con creces las estimaciones de daño'

Vender una participación en empresas públicas, incluida Codelco, resulta para este economista una mejor solución que un alza de impuestos, que -a su juicio- es un proceso mucho más complejo.


"Pocos gobiernos en la historia de Chile llegaron al poder mejor preparados que el de Piñera. No obstante, el terremoto lo sorprendió y lo obligó a reformular su acción, que será facilitada por la capacidad técnica de sus funcionarios", afirma el académico de la Universidad Católica y ex ministro de Hacienda Rolf Lüders, quien analiza los desafíos que implica para las nuevas autoridades el terremoto pasado.


¿Qué similitudes observa entre este terremoto y el del 60?


No existe aún una evaluación detallada de los daños del reciente terremoto. Sabemos que afectó a un área geográfica más extensa que aquél de 1960, por lo que los daños pueden ser significativamente mayores. Pero el país se encuentra económicamente en un mucho mejor pie para enfrentarlos. Hay más riqueza en el sector privado y el Fisco tiene reservas y otros activos prescindibles que cubren con creces las estimaciones de daño realizadas por entes especializados, recursos que no estaban disponibles en 1960. Además, el actual Presidente fue recién electo con mayoría de votos, gozando del poder de un régimen presidencial muy fortalecido. En el Congreso, los partidos que lo apoyan, sin tener la mayoría, casi la alcanzan. El poder político de Jorge Alessandri, en cambio, era precario.


Piñera ha dicho a sus cercanos que no quiere terminar como el gobierno de Alessandri. ¿Qué errores se cometieron entonces?


El gobierno de Alessandri -muy efectivo en la reparación de obras públicas y en la reconstrucción de viviendas- cometió importantes errores de manejo macroeconómico, cuyos efectos se vieron agravados por el monto del gasto público asociado a la reconstrucción tras el terremoto. En particular, no fue compatible la fijación cambiaria con los enormes déficits fiscales. El exceso de gasto excedió en mucho el financiamiento externo proveniente de una ley de "blanqueo" de recursos de chilenos en el exterior y muy luego el gobierno enfrentó una corrida bancaria, sucesivas devaluaciones y presiones inflacionarias.


¿A qué activos prescindibles para enfrentar la crisis se refiere?


Principalmente, a las empresas públicas, en particular a Codelco, que no son esenciales para la labor del Fisco. La teoría y la práctica nos han enseñado que el traspaso de las empresas públicas al sector privado aumenta la riqueza del país y, dependiendo de la forma de privatización, también la del Estado. En la actualidad, dado el precio del cobre, Codelco debe tener un precio superior a US$ 60 mil millones. Venderle a las AFP, por ejemplo, un 20%, sería suficiente para cubrir el costo de reconstrucción para el sector fiscal y tendría, además, la ventaja de generar incentivos para un manejo más eficiente de la empresa.


¿Conviene elevar los impuestos para financiar la reconstrucción?


El tema es complejo para dar una respuesta tajante, dado que hay que considerar, al menos, aspectos de eficiencia, distribución y credibilidad. Desde una óptica macroeconómica, financiar el mayor gasto público con impuestos que reduzcan el gasto local -neto de reconstrucción- de los agentes privados, es probablemente óptimo, dado que disminuye la tendencia a una caída del tipo de cambio real y evita las presiones inflacionarias excesivas. En ese sentido, un aumento tributario transitorio del impuesto global complementario y del impuesto adicional sería, sin duda, conveniente y me parece que al mismo tiempo justo.


Entonces, ¿se debe avanzar en esa dirección?


Esta proposición tiene problemas importantes. Primero, la práctica en Chile ha sido que los impuestos transitorios se transformen en permanentes y por ello lo más probable es que esto suceda ahora también. Esto no es conveniente, dado que el nivel de tributación que tenemos es cercano al normal para un país como Chile, por lo que no quisiéramos aumentarlo salvo en esta coyuntura. En segundo lugar, es una proposición muy impopular, porque afecta a muchos votantes.


Se evalúa subir el royalty...


Dada la evolución probable del cobre, un mayor royalty puede ser conveniente, siempre que se aplique a las rentas de las nuevas inversiones. En ese caso, sin embargo, el royalty no serviría para financiar la actual reconstrucción. En cambio, ese mayor impuesto es funesto si es aplicado a las operaciones existentes. Entre 1940 y los años 1950 utilizamos el sistema de cambios múltiples para "expropiar" porcentajes crecientes de las utilidades de la gran minería del cobre. No respetamos los derechos de propiedad y después nos quejamos de que las empresas extranjeras no invertieran en Chile. Fue pan para hoy y hambre para mañana. Cuidado, lo más probable es que nos pase algo similar si insistimos en ese camino.


FUENTE


http://diario.latercera.com/2010/03/22/01/contenido/10_27192_9.html


Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net