Wide Blog Theme

24.03.10

La mutación de las mediaguas. ¿Quiénes asesoran a Un Techo para Chile? (Por Miguel Lawner)

Tags: mediaguas

Las mediaguas son una invención única en el mundo, un artículo al cual los chilenos echamos mano para encarar terremotos, maremotos, aludes, temporales, diluvios o cualquier catástrofe ocurrida en Parinacota o Pelluhue, en Chaitén o Tocopilla.

Creo que debutaron con motivo del terremoto de Chillán en 1939, y su popularidad emana desde ese cataclismo.


No hay otro país en la tierra que disponga de tal receta para encarar sus emergencias. Son un mentolatum infalible y nadie duda de su eficacia.

Clavado a la pantalla chica  siguiendo la copiosa información que proporcionan los canales  de televisión, observo las escenas de jóvenes universitarios montando las benditas mediaguas y de pronto  reparo en algunos detalles de su confección que me sorprenden.

a) Desaparecieron las diagonales. Hasta ahora, no se nos ocurría levantar cualquier tabiquería de madera sin sus respectivas diagonales, pieza indispensable para garantizar el debido atiesamiento de las estructuras.

Miro detenidamente varias escenas y no hay caso, los paneles de las mediaguas que llegan prefabricados a terreno carecen de diagonales salvo que yo esté ciego.

No puedo entender la racionalidad de este cambio. ¿Será que al interrumpir la continuidad de los pie derechos encarecen la obra?

¿Qué calculista posmoderno puede haber sugerido semejante ahorro?
Como diría Condorito: exijo una explicación.

b) Desaparecieron los aleros Las mediaguas que muestran los canales de televisión no  traen aleros. Son mochas.

El alero es una fórmula indispensable al menos desde la Cuarta Región  hasta la Patagonia.  No hay solución mejor y más barata para defender los muros del azote directo de las lluvias

Mas aún cuando las mediaguas se entregan sin barnizar, ni siquiera con una manito de aceite de linaza.

Tradicionalmente se construyeron con el techo cayendo a un agua y con aleros a ambos costados protegiendo los dos muros largos y dejando expuestas solamente las culatas.

Ahora, supongo que alguien con intención de renovar esta imagen tradicional, repetida en todos los dibujos infantiles de todos los tiempos, resolvió modificar el diseño de la techumbre, invirtiendo sus pendientes, que caen a dos aguas hacia los dos muros cortos. Peor aún …. sin aleros.

No logro entender la racionalidad de este cambio.

c) Poyos de fundación sin protección: Las escenas muestran muchachos portando un atado de varas de pino destinadas a los poyos de fundación, que a simple vista parecen desprovistas de cualquier tipo de impregnación o de una mano de alquitrán a fin de preservarlas de la humedad.

Es posible que la apliquen en terreno antes de colocar estos poyos. Ojalá, pero a la luz de los detalles ya comentados es posible que se instalen careciendo de tan elemental protección.

¿Será posible que hayamos perdido conocimientos tan elementales de nuestro oficio?
¿Quiénes asesoran a Un Techo para Chile?


A ver si alguno de ustedes puede darle alguna explicación  a este viejo aparentemente obsoleto, que observa desconcertado como a la tragedia del terremoto mas maremoto se le suma un comportamiento profesional inaceptable en mi concepto.

Por Miguel Lawner. El autor es arquitecto.

Santiago de Chile, 14 de marzo 2010
Crónica Digital

 

 

FUENTE

http://www.cronicadigital.cl/news/pais/17212.html

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net