Wide Blog Theme

25.03.10

Ministro de Hacienda plantea privatizar las cuotas de propiedad estatal en sanitarias para 'reconstrucción'

Si el gobierno de Sebastián Piñera quisiera "hacer caja" vendiendo las participaciones minoritarias que posee en las empresas sanitarias Aguas Andinas, Esval, Essbío y Essal, podría disponer de US$ 1.280 millones y así financiar una parte de su plan de reconstrucción. El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, reconoció que esta es una de las opciones que baraja la administración Piñera para cubrir parte de los recursos que requiere la reconstrucción posterremoto. Preliminarmente, el gobierno cifró en US$ 29.662 millones el monto global de las pérdidas -esto incluye infraestructura pública, privada e impacto en el PIB-, y que desciende a US$ 24.741 millones, si se consideran los seguros comprometidos.

En entrevista con Canal 13, Larraín admitió que vender la participación del Estado en Aguas Andinas "es una opción que estamos analizando" y aclaró que este análisis no incluye necesariamente a todas las sanitarias, pues se están evaluando también otros activos prescindibles como terrenos. Reiteró, eso sí, que Codelco y Enap no se tocan.

Entre 2000 y 2008, las empresas sanitarias entregaron dividendos por US$ 611,4 millones.

Visión del mercado

La posibilidad de recurrir a las sanitarias es bien vista por los expertos, aunque no está exenta de escollos. Axel Buchheister, de Libertad y Desarrollo, estima que una enajenación completa de estas participaciones "es una muy buena, idea porque además de darle recursos al Fisco, no existe ninguna razón para que el Estado mantenga esas acciones, dado que el sector privado es más eficiente en su gestión. Además, el rol de regulador del mercado sanitario el Estado lo ejerce a través de la superintendencia respectiva", explica.

Lo mismo cree Alejandro Fernández, socio de la consultora Gemines, quien asevera que esta es una "buena forma de allegar recursos sin que signifique un desequilibrio fiscal". Otras formas de financiar la reconstrucción del país serían el endeudamiento a largo plazo y recortes y reasignaciones en el presupuesto.

El ex ministro de OO.PP. y ex gerente general de Corfo, Eduardo Bitrán, también es partidario de vender estos activos. "El rol del Estado en el sector sanitario debe ser de fortalecer la capacidad regulatoria, que requiere perfeccionamientos y si eso se hace no hay ninguna razón para que el Estado tenga participaciones minoritarias en las empresas sanitarias", sostiene. De hecho, opina que en el manejo de estos activos el Fisco ha actuado igual que un privado, y por lo mismo, prefiere que el Estado mejore su rol de regulador. En el caso de las sanitarias, adelanta dos cambios que podrían venir en la normativa: contar con un panel de expertos para dirimir controversias y velar para que se termine la práctica de negociar con "el tejo pasado" en las definiciones tarifarias.

El ex presidente del Sistema de Empresas Públicas (SEP), Carlos Mladinic, plantea que no hay razones de fondo para oponerse a esta enajenación de activos y que ella depende más bien de si es rentable o no hacerlo. "Si los retornos son mayores teniendo los dineros en bonos soberanos u otros instrumentos y si estos fondos son necesarios, no hay razones para oponerse a la venta de las participaciones accionarias en las sanitarias", dice. Además, señala que la enajenación total "sólo pasa por una decisión política".

Una operación de este tipo depende de Corfo, dueña de las participaciones accionarias y quien hoy es liderada por Hernán Cheyre.

Enajenación

En todo caso, no es la primera vez que se plantea la venta de estos activos. En 2003, en el gobierno de Ricardo Lagos, el SEP, la entidad que administra las participaciones que tiene Corfo en las firmas estatales, decidió mantener un 25% de las acciones en las compañías sanitarias privatizadas.

Ello implicaba enajenar en venta en Bolsa 11% en Aguas Andinas y casi un 20% de las acciones de Essbío. En el caso de Esval, el Estado desprenderse de un un 8,22% de los títulos accionarios de la firma porteña y el 21,46% en el caso de la sanitaria de la Región de Los Lagos, Essal. Sin embargo y pese a la gran expectación que había en el mercado, finalmente esta operación no se concretó, porque las autoridades decidieron mantener estas acciones debido a que se resolvieron los apremiantes problemas de caja que tenía a esa fecha la administración Lagos.

El Fisco, a través de Corfo, posee el 34,98% de Aguas Andinas, el 29,43% de Esval, el 46,46% de Essal y el 43,44% de Essbío. La más atractiva de estas firmas es la sanitaria metropolitana, cuyo patrimonio bursátil asciende a US$ 1.725,45 millones. Esval fue valorizada por los canadienses de Ontario Teacher's Pension Plan en US$ 750 millones, mientras que Essal, al cambiar de propiedad en el 2008 -cuando Aguas Andinas compró la participación de Iberdrola- se valoró en US$ 321,5 millones.

 

Alza tributaria última instancia

 

Su primera reunión con los representantes de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) sostuvo ayer el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Al término del encuentro, los empresarios liderados por Rafael Guilisasti (en la foto) insistieron en que una eventual alza del impuesto a las empresas debe ser la última opción para financiar la reconstrucción para no afectar el crecimiento a futuro.

"Los impuestos deberían ser utilizados solamente como última instancia, porque creemos que el incentivo y el motor de la reconstrucción va a ser el gran flujo de inversión que tiene el país hacia adelante", dijo Guilisasti.

A juicio del dirigente gremial, existe un conjunto de instrumentos para enfrentar la actual coyuntura y se debe buscar el mejor mix para no afectar el tipo de cambio ni las tasas de interés.

El ministro Larraín les pidió un diagnóstico con un catastro de los daños al sistema productivo por cada rubro, y el proceso de normalización productiva para detectar a tiempo los cuellos de botella que se estén generando.

 

FUENTE

http://diario.latercera.com/2010/03/25/01/contenido/10_27435_9.shtml

 

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net