Wide Blog Theme

26.03.10

Opciones de financiamiento. (Editorial Diario Financiero)

Definitivamente, las fórmulas que está analizando el gobierno y, más específicamente Hacienda, para financiar el proceso de reconstrucción del país se han apoderado del debate económico local en los últimos días.
Y aunque el abanico es amplio y se siguen sumando propuestas de distintos ámbitos, incluido el político -como el utilizar recursos del cobre que van a las Fuerzas Armadas-, es evidente que el camino más discutido dice relación con la posibilidad de que parte de los dinersos provengan de un alza de impuestos.


Aún más. Al aclarar la administración Piñera que no se afectará a personas ni a pequeñas y medianas empresas, la opción más lógica ha sido esperar un aumento tributario a las grandes compañías. Y aunque el propio ministro de Hacienda, Felipe Larraín, ha dicho que no es la única vía -mencionando, por ejemplo, los gravámenes a productos específicos-, entre los dirigentes empresariales la preocupación es evidente e, incluso, han pedido que sea recurra a ello sólo en caso extremo.


Lo evidente de toda esta discusión es que felizmente el Estado de Chile cuenta con distintas alternativas para allegar recursos y, mejor todavía, las tiene en un contexto donde el resto del mundo tiene una positiva evaluación de la marcha económica del país y de sus respectivas políticas -monetaria y fiscal-, avaladas por una institucionalidad que se respeta.


El desafío, no obstante, es precisamente acordar un cuadro de financiamiento que sea coherente con la estabilidad de las principales variables macroeconómicas, en particular con la lógica de que este país tiene que elevar su ritmo de crecimiento, no sólo en el corto plazo sino que también en el mediano plazo. Y aquí es recomendable que las autoridades no olviden la audacia y creatividad a la hora de buscar soluciones. Si bien es cierto que pensar, por ejemplo, en vender parte de Codelco o ENAP puede implicar un conflicto político mayor, que nada contribuiría a enfrentar y solucionar con prontitud la actual emergencia, también es un hecho que el bien común de la sociedad -con más razón quizás en situaciones de catástrofes- muchas veces obliga a correr riesgos.


Los recursos que se requieren para levantar la zona central del país ya es claro que son cuantiosos y, por lo mismo, se hace necesario que todas las iniciativas se evalúen en su mérito. Esta dinámica, por lo demás, guarda coherencia con el diagnóstico que parece asentarse entre las autoridades, que no es sólo reconstruir el país sino que hacerlo de la mejor forma posible.

26/03/2010

FUENTE

http://www.df.cl/dfs/editorial.html

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net