Wide Blog Theme

27.03.10

Indemnizaciones y artículo 159 del Código del Trabajo (Editorial de El Mercurio)

Categories: Opiniones, Empleo

 

La inquietud por la aplicación del artículo 159 N° 6 del Código del Trabajo, que permite el despido sin derecho a indemnización en “caso fortuito o fuerza mayor”, ha originado intentos por precisar su alcance o acotarlo mediante reformas legales. Sin embargo, la conclusión más evidente es cuán inapropiado como protección a los trabajadores resulta el sistema de indemnizaciones.

Se ha sostenido que habría abusos de esta cláusula, aunque se ha reconocido que sólo ha sido empleada por empresas pequeñas y medianas en las zonas afectadas por el sismo. ¿Significa esto que la dimensión de la empresa determina la probabilidad de abuso? Parece improbable. Más bien ocurre que en circunstancias como las que han afectado a una vasta zona del país, las empresas pequeñas y medianas ven rápidamente afectada su liquidez. Por consiguiente, la única opción de viabilidad es ajustar severamente el gasto en remuneraciones, y si escasea la liquidez, tampoco hay dineros disponibles para pagar indemnizaciones.

En tiempos normales, según antecedentes recogidos por la Dirección del Trabajo, el pago de indemnizaciones tampoco es frecuente y sólo una pequeña parte de las terminaciones contractuales lo incluyen. Esto ocurre porque las empresas priorizan crecientemente los contratos a plazo fijo o por obra y faena, o porque se negocia el término de la relación contractual. De ahí que muy pocos países, sobre todo en el mundo desarrollado, usen extendidamente este instrumento como protección de los trabajadores. Es ineficiente desde ese punto de vista y produce una serie de consecuencias indeseables en el mercado del trabajo: los empleadores tienen menos incentivos para contratar a trabajadores, de modo de evitar el pasivo que eso crea, o bien se buscan formas contractuales alternativas que significan más inestabilidad en el empleo y menos disposición a invertir en la capacitación de los trabajadores.

Además, las indemnizaciones desincentivan a los trabajadores a buscar un empleo alternativo que pueda ser más apropiado para sus capacidades, para no “perder” la indemnización, y en algunas circunstancias también disminuye el interés de la empresa en reemplazar un trabajador, aun en situaciones en que su rendimiento afecta el desempeño de aquélla. La consecuencia de esto es una economía menos eficiente, porque no se reasignan, o fluyen muy lentamente, los recursos desde áreas poco productivas hacia otras que lo son más. Este equilibrio es perjudicial tanto para las empresas como para los trabajadores y significa menores ganancias para ambas partes.

Como existe un grupo de trabajadores beneficiados, la reforma de las indemnizaciones por años de servicio se debe acordar sólo para los nuevos contratos, acompañada de un rediseño del seguro de desempleo que proteja efectivamente los ingresos de los trabajadores cuando pierden su empleo. Dicho seguro se modificó en 2009 para aumentar su cobertura y algunos beneficios. Ciertos cambios adicionales podrían bastar para proteger a los trabajadores en caso de pérdida de empleo, en particular un mejoramiento en la tasa de reemplazo en los primeros dos o tres meses. Con todo, debe mantenerse el beneficio decreciente en el tiempo y su extinción definitiva tras un plazo prudente, para incentivar la búsqueda de un nuevo empleo.

FUENTE

http://blogs.elmercurio.com/editorial/2010/03/27/indemnizaciones-y-articulo-159.asp

 

COMENTARIO EN EL MERCURIO

Luis Aravena Rodríguez
27/03/2010 10:10
[ N° 1 ]


Del artículo hay que precisar varias cosas:

1.- Es cierto que existe inquietud por despidos por el terremoto invocando la aplicación del Art. Nº 159 Nº 6 del Código del Trabajo (C.de T), que faculta o permite al empleador el despido sin derecho a indemnizaciones en caso fortuito o fuerza mayor, definido en el Art. 45 del Código Civil, ya que se ha comprobado por la misma Dirección del Trabajo que en algunos casos se ha prestado para abusos y aprovechamientos para el despido.

La misma Dirección, ha debido precisar su alcance para no continuar con esa práctica de despidos sin tener un marco definitorio sobre la materia para evitar malas prácticas.

2.- No comparto la opinión del editorialista, en el sentido que la “conclusión más evidente es cuán inapropiado como protección a los trabajadores resulta el sistema de indemnizaciones”.

El trabajador, de alguna manera, tiene que tener un resguardo económico frente a un despido por todas las incertidumbres que ello significan y lo amenazan ante esa eventualidad , y ese resguardo mínimo lo constituye una indemnización, que no es otra cosa que la compensación monetaria establecida en la ley.

La indemnización por años de servicios—es anticuada y debe ser reemplazada por una más moderna y equitativa para las partes, por el seguro de desempleo, es muy necesario hacerlo, siempre y cuando, se mantengan los intereses de los trabajadores y éstos no se menoscaben,

Tiene razón el editorialista que este cambio de indemnización (años de servicio). por el seguro de cesantía, tiene ventajas para las partes, porque trae más flexibilización en cuanto a que permite al trabajador al cambio en su actividad laboral; como también consentir a la empresa a reemplazar un trabajador, por tener un bajo desempeño o rendimiento.

3.-
Estoy de acuerdo con el editorialista en cuando a la apertura de empresas públicas al capital privado para la reconstrucción, siempre y cuando, antes no se agoten las posibilidades de recurrir a otros recursos, como usar primero los fondos de la ley reservada del cobre para las FF.AA. que ascienden a mas de U$S 4.000 millones.

Posteado por:
Renzo Constenla
27/03/2010 10:47
[ N° 2 ]

y de cuando es esta ley ?

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net