Wide Blog Theme

30.03.10

Discrepancias por cifra de daños en el sector energía. Costos no serian tan altos

Estimación del gobierno es rebatida por distintas áreas de la industria. La semana pasada el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, desglosó la estimación de US$ 30.000 millones que costará superar los daños que los sectores público y privados sufrieron a causa del terremoto del 27 de febrero pasado.

Tal como sucedió con la cifra general, que despertó críticas a nivel privado, porque se considera que el impacto total es inferior -se ha hablado desde US$ 8.000 millones a un máximo de US$ 17.000 millones-, el cálculo de las pérdidas que registró el sector energía también dio pie para discrepancias por parte del se

ctor privado.



De acuerdo con el detalle que el secretario de Estado presentó, primero ante el Congreso y después ante un grupo de empresarios congregados en un seminario organizado por Diario Financiero, los daños que el terremoto y posterior tsunami dejaron ascienden a US$ 1.602 millones.

Sin embargo, la impresión que tienen a nivel privado respecto de este ítem está muy por debajo de este número, pues, si bien la magnitud de la catástrofe fue grande, los costos asociados a la reconstrucción no serían tan altos, considerando, por ejemplo, que de los tres eslabones del negocio eléctrico, el más afectado fue la distribución, con pérdidas concentradas en la Séptima y Octava regiones.

Balance privado

El balance de la industria es claro, comentaron altas fuentes. En lo que respecta a generación, las empresas de este segmento han comunicado oficialmente a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) que no registraron daños considerables en su infraestructura, que en el Sistema Interconectado Central (SIC), que va de Taltal a Chiloé, supone unidades de tipo hidroeléctrico (embalse y pasada), termoeléctrico y eólico por más de 9.000 MW. Esto implica que este tipo de activos no deberían estar considerado en el catastro del gobierno.

Transelec, la firma responsable de la mayor parte de la transmisión en este sistema, el mayor del país, reportó que sus daños ascendieron a US$ 8 millones, cifra que ratificaron como la definitiva.

De esta forma, en la distribución eléctrica debería recaer la mayor parte de la estimación gubernamental. Sin embargo, pareciera que ello no sería así, pues, pese a que CGE Distribución, que atiende en las zonas más afectadas, aún no comunica a la SVS su catastro oficial de daños, la estimación de la industria es que éstos rondarían los US$ 350 millones.

Agregaron que los seguros comprometidos dejarían esa cifra en torno a los US$ 250 millones.

De esta forma, si se considera sólo el área eléctrica, la estimación de daños del sector privado es un 22,3% de aquella entregada por el gobierno.

Cuando Larraín entregó el detalle del sector energía no precisó cuáles fueron los factores que se consideraron para elaborar el catastro, pero, a juicio de los privados, si se trata de reconstrucción, se debería haber considerado sólo la infraestructura dañada.

El único elemento que podría cubrir la diferencia de más de US$ 1.200 millones que persiste descontando el tema eléctrico, serían los daños en la Refinería Bío Bío de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP), la que permanece paralizada y cuyo costo de reparación aún no es informado oficialmente.

FUENTE

http://www.df.cl/portal2/content/df/ediciones/20100330/cont_137204.html

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net