Wide Blog Theme

04.04.10

Respuesta ante el maremoto. La versión de la Armada

Categories: Maremoto, FFAA

Señor director:

Envío estas líneas con el propósito de precisar ciertos aspectos del editorial publicado el domingo 28 de marzo, titulado "Establecimiento de responsabilidades por la respuesta ante el maremoto".

Respecto de la alerta de tsunami, debo reiterar que a las 03.56 horas del 27 de febrero, el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (Shoa) se comunicó radialmente con la Onemi, para informar de la alerta de maremoto. Esta comunicación está acreditada en el informe que la Armada entregó al gobierno, y registrada en la bitácora de la sala de guardia del Shoa.



El fax que confirmó la alerta, enviado a la Onemi 16 minutos después del aviso radial, difícilmente se puede calificar de "poco concluyente", toda vez que su título reza "Alerta de tsunami" y su redacción obedece a un protocolo estándar utilizado internacionalmente y conocido por la Onemi. Su redacción es idéntica, salvo por el idioma, al mensaje de alerta del Pacific Tsunami Warning Center.

Con respecto de los instrumentos del Shoa para medir las mareas y variaciones en el océano, todo el sistema comprometido en las áreas geográficas afectadas por esta catástrofe, se encontraba operativo (una red de 18 mareógrafos a lo largo de Chile). Es poco realista no asumir, con un tsunami de esta magnitud, efectos sobre la operatividad de los mareógrafos de las zonas afectadas (San Antonio, Juan Fernández y Talcahuano). Como lo demuestran experiencias en el mundo, no hay capacidad material para sobrevivir a una circunstancia catastrófica de esta dimensión.

Igualmente, es preciso aclarar que las transmisiones con buques de la Armada y mercantes no fueron interrumpidas. Lo que se vio afectado fueron los enlaces terrestres, basados en conexiones de data y telefonía (satelital y celular). Ello no perjudica, en el caso de la Armada, al sistema de defensa nacional, que se dirige a los buques y unidades en la mar. En definitiva, fueron las redes terrestres, sustentadas en redes civiles, las que demostraron vulnerabilidad, por lo que debieran ser reevaluadas y respaldadas.

Respecto de si los daños en navíos de guerra y la planta de Asmar en Talcahuano se hubieran podido minimizar con un aviso oportuno, deseo reiterar que la alerta sí fue dada clara y oportunamente, pero no se tuvo mayor tiempo de reacción en beneficio de la infraestructura y otros equipamientos. Hay que recordar que las alertas de tsunami se orientan a salvar vidas, por ello la destrucción y daños sobre las instalaciones es un asunto sin solución en estas catástrofes.

Finalmente, los buques de guerra que se encontraban en la base de Talcahuano esa noche, de acuerdo con la doctrina institucional ante estas situaciones, sin mediar alerta alguna, con gran profesionalismo y sentido del deber de sus mandos, zarparon y sólo se lamentan daños menores en el SS "Carrera" y la misilera "Chipana". La misma doctrina guió a las personas de la base naval, quienes se pusieron a resguardo en altura sin esperar alerta.

Edmundo González Robles

Almirante

Comandante en Jefe de la Armada

 

 

FUENTE

La Tercera 4/04/2010

http://diario.latercera.com/2010/04/04/01/contenido/2_28417_9.shtml

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net