Wide Blog Theme

05.04.10

Actividad pesquera de la zona centro sur cayó 46% en marzo

Categories: Pesca

Los ingresos por exportaciones y ventas bajaron a US$ 221 millones. Recién en dos años el sector podría recuperar la capacidad que tenía antes de la catástrofe.

Concepción A raíz del terremoto, las pesqueras de la Región del Biobío se han visto afectadas, durante el primer trimestre, por una baja considerable en la producción de las líneas de conservas, congelados y harina y aceite de pescado. Esto, en un sector que representa poco más del 60% de las capturas de Chile.

Los ingresos de esta industria -que provienen de exportaciones y ventas internas-, cayeron un 46,4% durante los tres primeros meses de este año, desde US$ 412 millones registrado en el mismo período de 2009 a US$ 221 millones, debido a la menor producción, según un catastro de la Asociación de Industriales Pesqueros, Asipes.

Luis Felipe Moncada, gerente general del gremio, manifiesta que no está claro el horizonte de recuperación de las compañías, aunque algunas empresas, cuyas instalaciones en tierra fueron devastadas, calculan hasta en dos años los plazos de reconstrucción.

"Hay cerca de 14 plantas procesadoras detenidas y se van a mantener así, porque las que pueden trabajar y que están ejecutando reparaciones básicas y que partieron son cuatro unidades de harina, dos de conserva y dos de congelados y el resto está en un horizonte bastante incierto", explica.

Moncada agrega que si bien algunas de estas plantas podrían empezar a funcionar en los próximos tres a cuatro meses, hay varias paralizadas, y algunas de ellas -en la región hay unas 35 plantas en total- "tienen un daño muy importante que van a necesitar un año o más".

De acuerdo a este escenario, la Asipes considera que la entrada en funcionamiento de la totalidad de la capacidad de producción del Biobío tomará al menos un par de años.

Según el gremio, sólo la reconstrucción de infraestructura de la industria asciende a unos $ 159.000 millones (US$ 305,7 millones), cifra que podría aumentar. Esto, apunta Moncada, sin tomar en cuenta el stock -aún no cuantificado por los pesqueros- de harina de pescado, conservas y congelados que se perdió por el terremoto, por el tsunami y por el saqueo, especialmente en Coronel.

Moncada explica que no pedirán ayuda a la autoridad. "La industria cree que es capaz de pararse por sí sola y lo que necesita solamente es un marco normativo adecuado para continuar con su actividad", sentencia.

Impacto en el empleo

En cuanto a la posibilidad de evitar despidos masivos -el sector genera 13.000 empleos en promedio-, en un escenario de fuertes caídas de los ingresos, Moncada afirma que la disminución de los flujos va a ser paliada por un aumento en el valor de los productos (dada la escasez de harina y otros) en la medida en que entren en operación las plantas.

Además, hay empresas que han retenido a sus trabajadores en distintas actividades, no sólo las que desempeñaban antes, si no en labores de despeje y limpieza en las plantas, ayudando en la etapa de la reconstrucción.

Según Moncada, la idea de la industria es mantener a la mayor cantidad de gente de planta, aunque el componente variable de los ingresos de los trabajadores se verán afectados: "Hay bonos de producción que no van a existir. Hay horas extraordinarias que no van a existir, porque no las hay".

No obstante, hay casos en los que habrá desvinculaciones. "Tal es el caso de Pesquera Landes, cuyas unidades fueron barridas por la ola del maremoto. De un total de 600 trabajadores, se quedaron con 280 para labores de despeje", dice Moncada.

C. Sottovia y D. Bustamante Enviados especiales

 

FUENTE

http://diario.elmercurio.com/2010/04/05/economia_y_negocios/economia_y_negocios/noticias/4E07CC5C-E09B-46D6-A228-94245F49E09A.htm?id={4E07CC5C-E09B-46D6-A228-94245F49E09A}

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net