Wide Blog Theme

12.04.10

Opciones tributarias (Editorial de El Mercurio)

Categories: Impuestos

 

A propósito de las necesidades de financiamiento de la reconstrucción, el Gobierno ha planteado genéricamente la posibilidad de elevar los impuestos -se anticipa para muy pronto el anuncio de la fórmula definitiva, que además contemplaría emisión de deuda (bono soberano) en el mercado internacional, endeudamiento interno, uso de ahorros y venta de activos-. Por la naturaleza transitoria de este gasto, cabe suponer que una eventual alza tributaria para grandes empresas no sería permanente. Sin embargo, eso puede llegar a crear una distorsión temporal en la asignación de recursos: decisiones económicas se diferirían, en espera de que los impuestos retomen sus niveles originales.

A este respecto, es de recordar que los efectos macroeconómicos sobre el tipo de cambio, la inflación y las tasas de interés, por ejemplo, difieren para cada opción, pero estas consideraciones han permanecido ausentes del debate hasta ahora. Así, se habla de unos u otros impuestos que deberían alterarse y de los sentidos y proporciones de tales cambios, pero sin que se precisen los efectos en la recaudación y sobre el crecimiento, la inversión y otras variables económicas relevantes. Por tanto, tales propuestas permanecen en el nivel de preferencias individuales o grupales sobre las características que debería tener nuestro sistema tributario, sin que se especifique el efecto anticipable de cada una. Tal debate se torna artificial, intuitivo y no conducente, lo que puede ir en aumento mientras no se expliciten oficialmente la magnitud de los recursos demandados y las fuentes que los originarán, junto a sus plazos y modos.

La posibilidad de elevar los tributos para financiar la reconstrucción se ha utilizado para defender -en particular por senadores de la Concertación en reunión con el ministro Larroulet- un alza permanente en la carga tributaria. Ésta es una aspiración ideológica, porque no se indica qué bien público o programa social se financiaría con tal aumento en la carga: sería un mero retiro de recursos del sector privado, para dejarlos en manos del Estado, sin un proyecto claro. Estas iniciativas, en vez de crear beneficios sociales netos, destruyen riqueza. A menudo se defiende esta línea aduciendo que la carga tributaria de Chile es baja en comparación con países de la OCDE, por ejemplo; pero una vez que se excluyen las contribuciones a la seguridad social, nuestra carga no difiere demasiado de la de varios países de esa organización. Considerando, además, que los aportes privados de sectores medio-altos y acomodados en áreas como salud, educación e infraestructura, entre otros, son en Chile muy superiores a los de esos países, los argumentos para elevar la carga se debilitan.

FUENTE

http://blogs.elmercurio.com/editorial/2010/04/12/opciones-tributarias.asp

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net