Wide Blog Theme

17.04.10

Felipe Larraín, ministro de Hacienda: 'Sin terremoto no habría habido alza tributaria'

Categories: Impuestos

El jefe de las finanzas públicas señaló que para este año el Ejecutivo requiere de US$ 5.900 millones. Defendió la propuesta de depreciación acelerada y aseguró que "si alguien analiza este paquete de forma desapasionada verá que es pro inversión" .


¿Qué se está financiando con las medidas anunciadas?


Tenemos que financiarlo todo y en forma responsable. Es la suma del programa de gobierno que son US$ 9.250 millones y del orden de US$ 8.500 de reconstrucción. Estas dos cosas son del orden de US$ 18.000 millones. Si sólo estuviéramos hablando del plan de gobierno, no necesitamos aumentar impuestos. Sin terremoto no habría habido alza tributaria. Por lo tanto, estamos financiando gruesamente un tercio del daño del terremoto con impuestos.


¿Cuáles son las necesidades de financiamiento para este año?


En 2010, partimos con las cifras a febrero con un déficit fiscal efectivo de 1,3% del PIB, y un déficit estructural de 1,2% del PIB, fundamentalmente por las asignaciones posteriores al Presupuesto. A eso tenemos que sumarle los gastos corrientes y gastos de capital del terremoto y los gastos del programa de gobierno. Y por otra parte, considerar lo ingresos por los impuestos -que es muy poco, porque lo fuerte es 2011 y 2012-, la ley de donaciones y la reasignación. Con todo eso llegamos a un déficit del orden de US$ 3.300 millones. Pero a eso, además, hay otras necesidades de financiamiento, del orden de US$ 2.600 millones; por ejemplo, amortización de deuda pública, aporte al Fondo de Reserva de Pensiones. Con eso llegamos a unos US$ 5.900 millones. Esa es la necesidad de financiamiento para el año.


¿La depreciación acelerada es un dulce para las empresas a cambio de un alza de impuestos?


No estamos buscando entregar dulces. Lo que buscamos es crear un incentivo a la inversión. No nos hemos olvidado de nuestro programa de gobierno, con un objetivo de crecimiento de 6% y generar 200 mil empleos por año. Si alguien analiza este paquete de forma desapasionada verá que es un paquete pro inversión.


Mientras usted era académico escribió un paper en que plantea que las alzas de impuestos corporativos afectan la inversión.


En primer lugar, estábamos hablando de un alza permanente. En términos promedio, un alza tributaria afecta la inversión, pero tiene un efecto mucho más significativo en las empresas pequeñas, mientras que en las más grandes el efecto es marginal.


¿Esta medida puede afectar más a las empresas pequeñas?


En promedio, para la economía las alzas de impuestos reducen la inversión, pero la reducen mucho más para las empresas pequeñas que se van a proteger por el 14 BIS.


Estudio de 2008 de Larraín estimó que subir impuestos dañaba inversión y empleo

Mayores tasas de impuestos corporativos reducen la demanda por capital y trabajo. Esa es la principal conclusión del estudio "Impuestos corporativos y la demanda por trabajo y capital en países en desarrollo", elaborado por Felipe Larraín y Rodrigo Cerda, actuales ministro de Hacienda y jefe de asesores de esa cartera, respectivamente. El estudio fue publicado por la revista Small Business Economics, en el volumen 34 número 2, correspondiente a febrero de 2010. La versión online de esta investigación aparece fechada el 23 de abril de 2008.

El trabajo de Larraín y Cerda examina evidencia del impacto de las variaciones en el tributo sobre las empresas en Chile entre 1981 y 1996. En esos 15 años, dice el estudio, la tasa de impuesto corporativo varió desde casi 50% inicialmente, a un 10% en 1990 para utilidades distribuidas. Hacia el final del período de análisis llegó a un 15%, dice la investigación.

Según los autores, la alta variabilidad de dicho gravamen en Chile durante el mencionado período "provee una oportunidad única de identificar con mayor precisión el efecto que el impuesto corporativo tiene sobre la demanda por trabajo y capital". De acuerdo con la investigación, los incrementos en los niveles de los tributos pagados por las empresas tienen un negativo y significativo efecto en la demanda por capital y trabajo.

Añade que el impacto es doblemente mayor sobre el requerimiento privado de fuerza laboral que en el stock de capital de las empresas. Así, "un incremento de 1% en los impuestos corporativos reduce el stock de capital en casi un 0,12% y la demanda de trabajo en 0,2%".

El estudio señala que el impacto de las alzas a los impuestos corporativos sobre el stock de capital es mayor en compañías más pequeñas, mientras el efecto en la demanda laboral es más grande en firmas de mediano y gran tamaño. Ello, porque las compañías más pequeñas tienen restricciones de crédito que las hacen más dependientes de sus propios fondos para financiar inversiones y mayores tasas tributarias afectan su disponibilidad de recursos. En el caso de la demanda laboral, las alzas impactan más a las empresas grandes porque poseen mayor flexibilidad financiera para contratar y despedir.

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net