Wide Blog Theme

18.04.10

Hernán Büchi y sus reparos al alza del impuesto a las empresas

"Con este tipo de medidas no se va a lograr relanzar el crecimiento". Para el consejero de LyD, el aumento del tributo a las empresas terminará afectando la inversión, el empleo o los precios, y no a los empresarios como se pretende hacer aparecer. Le preocupa que en 20 días la nueva autoridad haya cedido a esta presión.


Ya lo había adelantado en un seminario a mediados de marzo pasado: pese a ser un reconocido partidario del actual gobierno, Hernán Büchi elevó su voz para advertir sobre la discusión de impuestos que estaba teniendo lugar como fórmula para financiar la reconstrucción posterremoto. Ahora que ese escenario es una realidad con el paquete de alza tributaria que anunció la autoridad este viernes, su preocupación es alta y así lo hace ver en esta entrevista donde señala: "Me preocupa que 20 años de crear conciencia sobre los impuestos los tiremos por la ventana en 20 ó 30 días".


Usted dijo que era una mala señal subir los impuestos para financiar la reconstrucción. Sin embargo, el gobierno finalmente usó esa vía. ¿Cómo lo evalúa?


No me gustaría tener nada que criticar sabiendo la difícil tarea del gobierno, pero tengo ciertas inquietudes. Acá nos enfrentamos no sólo a un terremoto, sino también a una razón por la cual este gobierno debía marcar una diferencia con el gobierno anterior, que es relanzar el crecimiento. La productividad venía siendo negativa en los últimos cuatro años y eso es tanto o más grave que un terremoto, en cuanto a que puede hacer permanecer en la pobreza a muchos chilenos. Y no estoy convencido de que en esa combinación de tener que resolver un terremoto y el legado de bajo crecimiento sea conveniente subir impuestos.


Pero eso no me preocuparía tanto como el otro elemento de que una vez que se decide el alza de impuestos se opta por elevar el de las empresas. La Concertación por 20 años trató de introducir demagogia y decir que había ciertos impuestos que subir, como por ejemplo a las empresas, como que las empresas fueran ellas las que pagaran y al final no fueran las personas. Y costó 20 años hacer ver que eso no era cierto, que cuando se les cobra un impuesto a las empresas, en el fondo o suben los precios, o invierten menos o emplean menos, y por lo tanto lo pagan los cesantes, o se suben los precios y lo pagan los consumidores.


De hecho varios economistas se muestran sorprendidos de que la Alianza eche mano ahora a una medida que antes criticó.


Me preocupa que en poco más de 20 días perdamos ese esfuerzo y me siento disconforme e inquieto de que con tanta facilidad cedamos a la presión y digamos "bueno, además de subir impuestos vamos a subir estos tributos a las empresas que son fáciles", cuando de verdad no es así. Es como si de repente decidiéramos que después de más de 20 años de apertura económica vale la pena, ante una situación externa, subir los aranceles.


¿Cómo se explica que el gobierno haya tomado ese camino? ¿Ve un intento por distanciarse del mundo empresarial?


No quiero tomarlo en esos términos, porque es suponer intenciones de segundo orden. Para mí hay una intención mucho más clara, de primer orden, que es tratar de tener algo armónico con la oposición. Ante una oposición tan negativa como la actual y teniendo que conseguir su apoyo en ciertas cosas, se termina cediendo en terrenos que van a significar un costo, y el costo es que Chile, en vez de relanzar el crecimiento, probablemente lo único que va a lograr es impedir que siga cayendo. Yo creo que están equivocados si lo han hecho por eso, porque la oposición no se va a allanar.


¿Le preocupa sólo el alza del impuesto a las empresas?


Me preocupan los impuestos en general. Pero en particular aquellos impuestos en los que, además, no se dice la verdad, como es en el caso del de las empresas.


¿En qué sentido no se dice la verdad?


En el sentido que no se le dice a la gente el verdadero daño que se está haciendo. Se le dice, "mire, le vamos a subir el impuesto a las empresas", y qué se imagina un ciudadano con eso: a un señor empresario que va a tener que pagar. Pero eso no es así. Por último, aunque no estoy de acuerdo, un impuesto como el subir las contribuciones es con nombre y apellido, se sabe a quién el gobierno le está haciendo daño.


¿No atenúa su preocupación el que sea un alza temporal o no cree en ello?


Lo más grave de esto no es que yo no crea en el gobierno, porque creo y está claro y es público que voté por él. Pero al entrar por este camino el peligro es que después haya igual de buenos argumentos para usar los impuestos: si el terremoto más grave que tenemos en Chile probablemente es la pobreza. Entonces si un terremoto de la naturaleza requiere impuestos, por qué no el terremoto de la pobreza. La verdad es que no, el terremoto de la pobreza lo que requiere es que el país crezca. Sin embargo, es más fácil políticamente decir lo primero que lo segundo y el daño que se puede hacer con una escalada de subir los impuestos en tres puntos no es menor. Esos tres puntos son poco menos de 20%.


En el caso del aumento del royalty, ¿ve una amenaza a las reglas del juego?


Es lo mismo. Lo tomo igual que el impuesto a las empresas, porque es un impuesto que en el fondo las personas no lo notan y parece que fuera a un tercero al que se lo están subiendo. Lo incorporo dentro de ese grupo de impuestos que sale fácil atacarlos, pero que son muy nocivos y más aún en el contexto que me menciona. Ya la modificación anterior implicó un cambio de la estabilidad y ahora otra vez. Le garantizo que cuando Chile se compare, este es un punto menos a tener en cuenta cuando se quiera invertir acá. Y lo más grave es que tras 20 años de crear conciencia de que hay ciertas cosas que aparentemente son fáciles, pero no conviene jugar con ellas, porque tienen un costo mucho más grande… .que 20 años los tiremos por la ventana en 20 días o 30 días.


¿Se siente decepcionado del gobierno?


No, porque me doy cuenta lo difícil que es subirse después de 20 años a un gobierno que tiene una máquina armada por esos 20 años, tener que hacerse cargo y enfrentar una situación como el terremoto. Pero este gobierno tiene dos caminos: frenar la caída a los niveles que ya estábamos o rebotar hacia arriba con fuerza. Y lo que me preocupa con este tipo de medidas es que lo que vamos a lograr es sólo frenar la caída y no relanzar el crecimiento. Hoy día me preguntaría: ¿Es más fácil arriesgarse para contratar gente o para tomar una decisión de invertir que hace un mes? La verdad es que no es más fácil.


Concertación y ley de donaciones

Hernán Büchi critica el tipo de oposición que está haciendo la Concertación a Piñera, pues no la ve constructiva. "Lo único que los puede unir es tener una oposición acérrima al gobierno. Para ellos el ideal sería transformar el terremoto en lo que fue el Transantiago para Bachelet. La gran diferencia es que el Transantiago lo crearon entre Lagos y Bachelet, y el terremoto lo generó la naturaleza", dice.

Y ejemplifica esta actitud de la Concertación en las críticas que han planteado a la nueva ley de donaciones: "Uno ve atudes de parte de personajes de la Concertación e incluso del ex Presidente Lagos, diciendo que no se tenían que tener incentivos para hacer caridad. Pero esa crítica tiene una base más bien ideológica, porque no se trata de ninguna de las cosas que mencionan: se trata simplemente de que por ser solidarios a los que donen no los hagan pagar impuestos".

"¿Los recursos son de quién, de las personas o del gobierno? Si son de las personas quiere decir que hay caridad. Si además lo único que se hace con la ley es no castigar a las personas con impuestos cuando donan algo, menos vale el argumento. Nos tratan de meter en una lógica equivocada, como diciendo 'mire, aquí todo le corresponde al gobierno'", afirma el economista.

 

FUENTE

http://diario.latercera.com/2010/04/18/01/contenido/10_24437_9.shtml

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net