Wide Blog Theme

18.04.10

Presidente de la CPC: 'La transitoriedad es el eje de esta alza de impuestos y eso logró el consenso'

El titular de los empresarios dice que eso fue lo que logró el apoyo de su sector al plan del gobierno y, por lo mismo, éste debe defender el modelo original en el Congreso. Pero también plantea que es clave que el Ejecutivo imponga su agenda de largo aliento y las reformas con que se ha comprometido.

Los empresarios plantearon sus reparos a la idea, pero nunca fueron frontales con el gobierno y éste finalmente propuso un alza de impuestos para financiar parte de la reconstrucción. Por eso, el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Rafael Guilisasti, dice que apoyarán el plan y que confía en que éste no cambiará en el Congreso.

¿Por qué lo apoyan si ustedes no querían la opción tributaria?

Primero, porque realmente a raíz del sismo el daño a la economía es bastante grande y segundo, porque los impuestos están en un contexto de diferentes instrumentos, no es la única vía y el carácter esencial de las medidas está reflejado en la transitoriedad. Eso nos lleva a apoyarlas.

El Fisco tiene ahorros, capacidad de endeudamiento. Hay quienes leyeron la vía tributaria más como una señal política de La Moneda para distanciar al Presidente de los privados. ¿Lo cree?

La decisión es privativa del Presidente, porque todos los instrumentos impactan en la economía vía tasas de interés, inflación, tipo de cambio. Siempre se recomendó un mix para morigerar esos impactos, porque algunos pueden ser bastante dañinos. Hay que mirar esto desde los equilibrios macroeconómicos, porque en los anuncios también hay un compromiso de retornar a un equilibrio hacia el fin del gobierno y para eso debemos no alterar esos precios claves en la economía. Sobre el dilema gobierno-empresarios, mi impresión es que no hay gobierno de los empresarios. Se dice que por el carácter del Presidente, de ser empresario, puede llevarlo a eso, pero los gobiernos corresponden a coaliciones políticas.

¿No hay motivación política?

Sólo puedo mirar esto desde el punto de vista del impacto económico. Las motivaciones políticas podrán ser esas u otras, pero aquí también pagó un costo político con la decisión dado que el espíritu de su coalición no es proimpuestos. Tuvo que pagar no sólo un costo en términos de que guste o no a los empresarios. Muchos del entorno del Presidente apostaban a un modelo distinto de financiamiento y corresponde al gobierno evaluar cuál es el costo que quiso asumir.

¿El alza tributaria afectará la inversión, empleo y crecimiento?

La única manera en que sea más neutra es poner un énfasis muy radical en la transitoriedad. El tema tiene dos elementos: primero, incentivo a la inversión, que es la depreciación acelerada y política a la Pyme, y segundo, la transitoriedad. La transitoriedad es el eje de esta alza de impuestos y eso logró el consenso entre quienes no querían esa opción y quienes lo veían como necesario. Si el Parlamento le quiere quitar la transitoriedad, el gobierno deberá acudir a todos los instrumentos legales para evitarlo.

¿Es un riesgo latente?

El riesgo político que enfrenta el gobierno hoy es poder sostener en el Parlamento su programa en las mismas dimensiones en que lo planteó. No creo que el programa sea un piso, más bien tengo la impresión que es el techo con el cual entra al Parlamento.

En Chile los cambios tributarios son más bien permanentes...

No es tan así. En el plan de medidas del gobierno anterior muchos impuestos tuvieron una suspensión temporal y retornaron. Hay instrumentos legales para asegurar que los mecanismos sean de ida y vuelta.

El aumento transitorio del IVA en 2003 es un ejemplo...

En ese proyecto quedó el compromiso político de bajarlo, pero no legal. Por eso, en el largo plazo creo que sería sano que las medidas tributarias, dado que son señales muy potentes para la economía, debieran tener un quorum más calificado en el Parlamento, más exigente, y alto consenso político, aunque en general lo tienen.

Evaluación del gobierno

¿Cómo evalúa la gestión del gobierno en poco más de un mes?

Hay elementos positivos, como la calidad de un gabinete que es buena. Pero el proceso de instalación ha sido más complejo de lo previsto, porque no medimos lo que es un cambio de coalición política. La instalación tiene demoras, costos, aprendizaje, pero si nos vamos a mover en un escenario de alternancia, la reflexión principal que recojo de esta dificultad de la instalación es que la reforma del Estado no puede eludirse.

¿El estilo de Piñera, algo omnipresente, es una dificultad?

Cada Presidente tiene su estilo, personalidad, biografía, su forma de relacionarse con la coalición y hay que adaptarse. Lo que me preocupa más bien es lo otro: que tengamos una transición difícil y que este cambio de coalición ha desnudado las precariedades y debilidades del aparato estatal, la falta de oficio público.

¿Tenía más expectativas?

El terremoto cambió la agenda y el tema político de fondo es cómo se compatibiliza la agenda original con la del terremoto. Mirando al futuro y hacia atrás, la pregunta es qué va a caracterizar a este gobierno. Será un gobierno que hará una buena reconstrucción o un gobierno que asuma las reformas micro basadas en la promesa de ser un país desarrollado en 2018 o 2020. El terremoto pone una urgencia, pero no cambia la agenda estructural. Se puede avanzar en la reconstrucción mirando la agenda procrecimiento, proinversión, proreformas micro. Ese es el dilema de fondo.

¿Teme que la agenda posemergencia se imponga a las reformas?

Del punto de vista de las ideas no, del punto de vista de la implementación es importante compatibilizarlas y aún estamos en esa definición. Eso va a marcar estos próximos meses.

"El Presidente debería vender Chilevisión"

¿El gobierno cómo ha manejado los conflictos de interés?

El conflicto de interés aquí es la propiedad de Chilevisión.

¿El Presidente debe vender?

Desde el punto de vista de la prudencia, del beneficio político, él debería vender o crear una fundación con plena autonomía, pero una fundación sin vuelta atrás. ¿No como el tipo de fundación planteado hasta ahora?

Hay fundaciones que se autonomizan de su fundador y otras en que el fundador mantiene un vínculo de patronaje, como creador. Si la fundación se autonomiza puede tener un mecanismo de configuración de su directorio por consenso de sus miembros. Esa es una fórmula o sencillamente desprenderse. Ayudaría mucho a apurar la agenda y es lo importante. Con un gobierno de cuatro años no podemos tener una discusión permanente sobre este tipo de temas.

¿Es un error dilatar el tema?

Sólo puedo decir que mientras antes mejor. Respecto al tránsito del mundo público al privado y viceversa, hay que mirar al largo plazo y establecer mecanismos permanentes, algunos blackout.

¿De qué tipo?

Blackout como un período en que no haya relación. Sería malo que un ministro saliente pasara de inmediato a un cargo en un sector que estaba regulando y viceversa.

FUENTE

http://diario.latercera.com/2010/04/18/01/contenido/10_24438_9.shtml

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net