Wide Blog Theme

25.04.10

'La madurez de los chilenos' (Según Felipe Larrain, Ministro de Hacienda)

La aprobación del Proyecto de Ley de Donaciones en la Cámara de Diputados tiene significados profundos en múltiples dimensiones. En lo inmediato y más urgente, significa avanzar rápidamente en la obtención de recursos para enfrentar los desafíos materiales que implica la reconstrucción de Chile y atender las necesidades de quienes se vieron más afectados por la catástrofe. Ésta es, sin duda, la primera prioridad de la agenda de nuestro gobierno. Este nuevo instrumento facilitará y estimulará el aporte de los privados, empresas y personas, para financiar las tareas que ya hemos emprendido y deberemos sostener para levantar el país.



En una perspectiva de mayor plazo -y una vez que esta ley sea promulgada- se está creando una institucionalidad de tipo permanente. Los futuros gobiernos podrán contar con una herramienta de rápido acceso que mejorará su capacidad de respuesta ante las situaciones de catástrofe que enfrentemos. Somos un país permanentemente expuesto a desastres naturales y los chilenos tienen derecho a esperar de sus autoridades soluciones ágiles y efectivas para superarlos.

Sin embargo, este avance legislativo tiene un significado aún más profundo, que representa el espíritu de lo que buscamos como gobierno y lo que la ciudadanía espera de quienes ha elegido para conducir sus destinos. El consenso prácticamente unánime construido en la Cámara Baja es una muestra evidente de la fuerza de los acuerdos en beneficio del bien común. A 50 días de haber asumido la nueva administración, hemos conseguido un triunfo que es justo hacer extensivo a todos los que, con espíritu de diálogo y voluntad de conciliar diferencias, concurrieron al acuerdo. Valoramos el aporte generoso que, desde distintas perspectivas, muchos hicieron para mejorar y hacer más eficaz esa iniciativa.

El consenso alcanzado compromete doblemente la labor del Ministerio de Hacienda, encargado de administrar el Fondo que esta legislación genera. Por una parte, tenemos la obligación de velar para que estos recursos se usen eficientemente para satisfacer las necesidades de los más afectados; por la otra, este resultado estimula una nueva etapa de acuerdos que los chilenos agradecerán y que prestigia a la política.

Éste es el mismo prestigio que fortalece la posición internacional de nuestro país y que nos permite anunciar en estos días en Nueva York la intención de Chile de emitir dos bonos soberanos con los que recaudaremos en torno a US$ 1.500 millones en los mercados de capital externos: 1.000 millones serán en dólares y los restantes 500 millones serán denominados en pesos. Esto último constituye un hito histórico, pues por primera vez la República de Chile emitirá un bono internacional en su propia moneda, un primer paso necesario en la internacionalización del peso chileno. Esta es una fase más en el financiamiento del plan de reconstrucción comprometido por el Gobierno. A la vez, proveerá de un "benchmark" que hoy no existe para las empresas chilenas que busquen acceder a los mercados externos.

A juzgar por las reacciones recibidas, estamos confiados en alcanzar condiciones muy favorables en ambos bonos, que contrasta con la delicada situación que enfrentan algunos países del primer mundo como Grecia. Los mercados confían en Chile, tanto por la responsabilidad económica que hemos demostrado por años, como por la seriedad que transmiten acuerdos políticos como el que comentamos.

La intensa agenda que hemos tenido durante los últimos dos días en Estados Unidos, reuniéndonos con autoridades del gobierno y de la Reserva Federal de este país, con directivos del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, así como con numerosos inversionistas privados, nos permite apreciar ese reconocimiento. También ratifican nuestra decisión de impulsar simultáneamente la labor de reconstrucción y de cumplimiento de los desafíos del programa de gobierno del Presidente Piñera.

La primavera en el hemisferio norte es un estímulo fresco y vigorizante para quienes viajamos desde el sur, aunque sea por pocas horas. Para quienes viven y trabajan aquí, las fórmulas creativas y la seriedad de las propuestas para enfrentar la reconstrucción nacional en un lejano país de América del Sur despiertan un enorme respeto.

FUENTE

http://blogs.elmercurio.com/columnasycartas/2010/04/25/la-madurez-de-los-chilenos.asp

Wide Blog Theme

 

Archivo de prensa - CEPPDI -  www.politicaspublicas.net